1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Se tambalea el secreto bancario en Suiza

La banca suiza se estremece y sus sacudones se hicieron sentir con fuerza en la bolsa de valores. El terremoto lo desató el UBS, que accedió a entregar datos bancarios a Estados Unidos pero no logró saciar su avidez.

default

Estados Unidos presiona para dar con los evasores tributarios.

En la prensa suiza, todo gira en torno a una interrogante: ¿Cuándo se desmoronará el secreto bancario? Primero se trataba de los datos de unos 300 clientes del UBS, que este banco suizo había de entregar a las autoridades tributarias estadounidenses. Ahora Estados Unidos pide más: demanda que el UBS revele información sobre 52.000 cuentas de ciudadanos norteamericanos, sospechosos de haber ocultado dinero al fisco. En total, el monto se elevaría a unos 15.000 millones de dólares.


Los tribunales estadounidenses tendrán que aclarar quién evadió impuestos y por qué montos. Pero, ya sea que se trate de un par de centenares o de algunos miles de clientes del UBS, para el jefe del banco suizo, Peter Kurer, no se puede minimizar el asunto. “Hemos cometido graves errores como organización, en particular han fallado nuestros controles en determinados campos; y lo peor al fin y al cabo es que, en ciertas áreas de la empresa, se ha tolerado una cultura en la que no se tomaban muy al pie de la letra algunas leyes extranjeras”, admitió el banquero, agregando: “eso llevó a que, desgraciadamente, algunos de nuestros empleados ayudaran a ciudadanos estadounidenses a burlar a su propio gobierno”.


Acuerdo especial entre Suiza y Estados Unidos


UBS Zentrale Zürich

¿Cuán seguros están los secretos tras estos muros?

Ex empleados de la banca suiza han revelado que sus antiguos empleadores ayudan a evadir impuestos. Las autoridades norteamericanas reprochan ahora al UBS que empleados suyos hayan viajado supuestamente varios miles de veces a Estados Unidos, para contactar allí a clientes adinerados.


En Suiza, el delito de la evasión tributaria es considerado de facto una bagatela. La justicia suiza sólo entrega apoyo legal a otros países cuando se trata de estafas tributarias, es decir, por ejemplo, cuando se falsifican facturas. Sin embargo, Estados Unidos negoció hace años un estatus especial con Suiza. En virtud de ese acuerdo, los bancos suizos deben entregar a las autoridades estadounidenses los nombres de personas que, por ejemplo, hayan comprado valores estadounidenses a través del UBS. En ese entonces, Suiza tuvo que ceder a la presión norteamericana porque, de lo contrario, se le habría vedado el acceso al mayor mercado financiero del mundo: Estados Unidos.


Presión en aumento


El acuerdo suizo-estadounidense implica, de hecho, un socavamiento del secreto bancario. Un secreto cuya defensa se complica ahora más aún para los banqueros. El UBS esperaba que el acuerdo al que llegó con las autoridades estadounidenses de entregar 300 datos de clientes sacara rápidamente el asunto del tapete. Pero, por el contrario, el trato hecho al margen de todos los acuerdos interestatales, ha animado a la Justicia de Estados Unidos a multiplicar sus requerimientos.


El UBS ha anunciado que se resistirá con vehemencia a la demanda de entregar los datos de más de 52.000 cuentas. Lo peor para el UBS y para la plaza financiera suiza es, sin embargo, que probablemente las autoridades estadounidenses hayan logrado romper una barrera de contención. Peer Steinbrück, el ministro alemán de Hacienda que el año pasado había irritado a los suizos con sus ataques contra el secreto bancario helvético, podría ahora sentirse impulsado a arremeter una vez más.

DW recomienda