Se inaugura cumbre G7 en Marsella tras renuncia en el BCE | Economía | DW | 09.09.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Se inaugura cumbre G7 en Marsella tras renuncia en el BCE

Los ministros de Finanzas y presidentes de los bancos centrales del G7 inauguraron este viernes (9.09.11) la cumbre en Marsella. La crisis en la eurozona y la dimisión de Stark marcarán la agenda.

El Grupo de los siete se reúne hoy en Marsella.

El Grupo de los siete se reúne hoy en Marsella.

En medio de la conmoción causada por la dimisión de Jürgen Stark, economista jefe del Banco Central Europeo, dio inicio hoy la cumbre del G7 en Marsella. Los jefes de Finanzas de EE.UU., Canadá, Alemania, Francia, Italia, Gran Bretaña y Japón, se reúnen bajo la intensa presión de emprender medidas que reaviven un flojo crecimiento económico en los países ricos y mitiguen la peor crisis de confianza en los mercados financieros desde la parálisis global del crédito. Francia, el país anfitrión del encuentro, ha pedido una respuesta coordinada del G7 ante la creciente ansiedad generada por la crisis de deuda en Europa y la fragilidad de sus bancos, que han causado importantes caídas de las bolsas en las últimas semanas.

La obligatoria foto familiar es ya un clásico de estas cumbres.

La obligatoria foto "familiar" es ya un clásico de estas cumbres.

Las diferencias entre los problemas económicos que enfrentan Estados Unidos, el Reino Unido y la eurozona complican la tarea, lo que significa que no se puede encontrar una solución que valga para todos. La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, dijo que los responsables políticos deben tener la convicción necesaria para hacer frente a los retos actuales, incluso con medidas no convencionales y advirtió de una consolidación fiscal excesiva en un clima de crecimiento titubeante.

Propuesta de Obama controvertida

Christine Lagarde parece decir a mal tiempo, buena cara.

Christine Lagarde parece decir "a mal tiempo, buena cara".

Se espera que en la cumbre del G7 se debata sobre mayores medidas para lidiar con la crisis de deuda europea y la débil coyuntura que atraviesan potencias como Estados Unidos. El multimillonario programa propuesto este jueves por Barack Obama para fomentar la creación de empleo generó diversas reacciones en el G7. El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, se mostró reticente a lanzar propuestas de ese tipo, mientras que la iniciativa estadounidense fue elogiada por la presidenta del FMI, que instó a las economías a luchar resueltamente contra la estancada economía mundial.

Una fuente en Bruselas indicó que el G7 probablemente acuerde mantener la política monetaria expansiva, recomiende desacelerar la consolidación fiscal en aquellos países en que sea posible y aplicar reformas estructurales. No está previsto que se emita un comunicado posterior a la reunión, algo que el ministro de Finanzas de Francia, François Baroin, dijo que permitiría unas “conversaciones más libres”. El ministro comentó al diario francés Le Figaro que cada país del G7 debería tomar medidas económicas que se adapten a su situación.

OCDE y EE.UU. quieren “señales fuertes”

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner, dijo el jueves que era "imperativo" reforzar el crecimiento. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) reclamó "señales fuertes" del G7 e instó a los bancos centrales a mantener las tasas de interés bajas y plantearse otras formas de relajación monetaria. Las economías asiáticas están profundamente preocupadas por la crisis de deuda de Occidente y el lento crecimiento, y se espera que Japón también se pronuncie sobre la situación de la deuda soberana de la zona euro y exprese su inquietud por la fortaleza del yen, reservándose el derecho a actuar de forma unilateral.

El ministro de Finanzas nipón, Jun Azumi, expresó en la noche del jueves que pediría la comprensión del G7 para sus intenciones de contrarrestar los movimientos especulativos del yen. Lagarde señaló que los países deben actuar ahora y hacerlo con "audacia", respaldando al mismo tiempo el recurso de nuevas medidas de alivio cuantitativo por parte de los bancos centrales. La jefa del FMI agregó que el reto es encontrar un ritmo de ajustes que no sea demasiado rápido ni demasiado lento. "Si el crecimiento sigue perdiendo impulso, los problemas empeorarán; la sostenibilidad fiscal se verá amenazada y desaparecerá el margen de las políticas que puedan salvar la recuperación", agregó.

Dimisión de Stark causa desplome de Bolsa alemana

El ministro de Finanzas alemán, Schäuble, y su homólogo francés, Baroin.

El ministro de Finanzas alemán, Schäuble, y su homólogo francés, Baroin.

Pocos minutos antes de iniciarse el encuentro, el economista jefe del Banco Central Europeo (BCE), el alemán Jürgen Stark, anunció sorpresivamente su renuncia. El economista, de 63 años, es considerado uno de los más férreos defensores de un euro fuerte en el seno del BCE y crítico de los enormes paquetes de rescate financiero. Su renuncia se debe a "razones personales", informó un comunicado en la página web del BCE. Los rumores que precedieron al comunicado causaron el desplome temporal de la Bolsa en Alemania.

Jürgen Stark, que era responsable, entre otras cosas, de la ejecución de la política monetaria de la eurozona, se opuso a las compras a gran escala por parte del Banco Central Europeo de bonos de países en dificultades. Sin embargo, se abstuvo de criticar en público las decisiones del ejecutivo del BCE. Juergen Michels, economista de Citigroup, dijo que la dimisión de Stark "demuestra lo dividido que está el BCE en este importante tema".

Wolfgang Schäuble, lamentó la renuncia de Jürgen Stark, y dijo a la cadena pública alemana ZDF: "El gobierno lo acepta con pesar y respeto". Schäuble, quien participa de la cumbre en Marsella, aseguró además que Alemania presentará una "buena propuesta" para suceder a Stark en el puesto, aunque no dio nombres. Según la edición en línea del diario económico alemán “Handelsblatt”, que se basa en información de círculos financieros, el sucesor de Stark podría ser el secretario de Estado de Finanzas de Alemania, Jörg Asmussen. Stark, quien tenía contrato hasta el 31 de mayo de 2014, permanecerá en el puesto hasta el nombramiento de su sucesor, probablemente hasta finales de año.

Autora: Valeria Risi

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda