Se elevan a ocho los fallecidos por brote de legionela en Portugal | Europa | DW | 16.11.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Se elevan a ocho los fallecidos por brote de legionela en Portugal

El número de muertos por el brote de legionela en Portugal se eleva ya a ocho, informaron las autoridades sanitarias. En un comunicado, la Dirección General de Sanidad indica que el brote afecta a 317 personas, la inmensa mayoría residentes en la región de Lisboa, donde se localizó el foco de infección. De las ocho víctimas mortales, seis eran hombres y dos mujeres con edades comprendidas entre los 52 y los 89 años, precisó la fuente.

"La tasa de mortalidad estimada hasta el momento es del 2,5 %", según las autoridades, que consideran que el brote ya está controlado debido a que se ha frenado la aparición de nuevos casos. Recuerdan que "no existe riesgo de transmisión entre personas y que es segura la ingesta de agua procedente de la red pública".

El Ayuntamiento de Vila Franca de Xira, municipio a 30 kilómetros de Lisboa donde se centran las investigaciones sobre el origen del brote, anunció este fin de semana la reapertura de las piscinas y pabellones deportivos, cerrados desde hace una semana. Oficialmente, el brote se declaró el 7 de noviembre y generó alarma en el país, que nunca había registrado una legionela tan grave. Incluso la Organización Mundial de la Salud (OMS) mostró su preocupación y ofreció el envío de especialistas, en caso necesario.

Las sospechas de las autoridades sobre el foco del brote se centran en una torre de refrigeración de una fábrica de la empresa de fertilizantes "Adubos de Portugal", perteneciente al grupo español Fertiberia. No obstante, la compañía, que mantiene cerrada esa planta desde la semana pasada, aseguró en un comunicado que ha cumplido con todas las exigencias legales y ha pasado satisfactoriamente las inspecciones sanitarias.

La legionelosis es un tipo de neumonía causada por bacterias que generalmente se produce por respirar vapor de agua que las contiene y que puede provenir de bañeras, duchas calientes o de grandes unidades de refrigeración por agua. La legionela presenta dos formas clínicas: la infección pulmonar o "Enfermedad del Legionario", que se caracteriza por neumonía con fiebre alta, y la forma no neumónica conocida como "Fiebre de Pontiac", que es más leve. Si la patología se trata a tiempo, el índice de mortalidad no supera el 6 %, de acuerdo con fuentes sanitarias. No se contagia de persona a persona, al beber agua ni a través de los alimentos, sino que para resultar infectado se ha de inhalar agua pulverizada. Sus manifestaciones clínicas se parecen a las de las neumonías atípicas, con una sintomatología respiratoria variable (que al principio puede incluso confundirse con la gripe), así como alteraciones de diversos órganos, que pueden ser más o menos severas en función del estado previo del afectado (EFE).