1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Se desploma la tasa de aprobación de Dilma Rousseff

La mandataria brasileña contó con 7,7 por ciento de aprobación entre los participantes en una encuesta divulgada este martes. Corrupción, el principal lastre de su gobierno.

La tasa de aprobación del Gobierno de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, se derrumbó a un escaso 7,7 por ciento, según una encuesta divulgada hoy, que ubicó el índice de rechazo a la gestión de la mandataria en un 70,9 por ciento.

El sondeo fue realizado por la firma MDA para la Confederación Nacional del Transporte (CNT, patronal) y dice que el 20,5 por ciento de las personas entrevistas calificaron al Gobierno como "regular".

MDA preguntó sobre el grave escándalo de corrupción destapado en la estatal Petrobras y dijo que un 69,2 por ciento consideró que Rousseff tiene algún grado de culpa en esas irregularidades, que han llevado a sectores minoritarios de la oposición a demandar la apertura de un juicio político con miras a la destitución de la mandataria.

¿Juicio político?

Según el sondeo, un 62,8 por ciento de las personas consultadas se mostró a favor de ese juicio, frente a un 32,1 por ciento que se declaró en contra.

El pasado 1 de julio, cuando se cumplieron seis meses del inicio del segundo mandato de Rousseff, un sondeo del Instituto Ibope situó la tasa de aprobación del Gobierno en un 9 por ciento.

Esa encuesta estaba en sintonía con otra difundida 10 días antes por la firma Datafolha, que ubicaba ese mismo indicador en un 10 por ciento.

Según MDA, la encuesta divulgada hoy tiene un margen de error de 2,2 puntos porcentuales y fue realizada entre los pasados 12 y 16 de julio, período en el que fueron entrevistados 2.002 electores de 137 municipios de todas las regiones del país.

El desgaste del Gobierno y de la propia mandataria son más que visibles, sobre todo si se compara con el 51 por ciento de votos que Rousseff obtuvo en la segunda vuelta de las elecciones de octubre pasado, en las que fue reelegida para un segundo mandato.

Desde entonces, su popularidad y el respaldo a su gestión han caído en picada empujados por el escándalo en Petrobras y también por una delicada situación económica, que tiende a agravarse.

El Gobierno ya ha admitido que la economía se contraerá este año un 1,2 por ciento, aunque los analistas del sector financiero privado elevan ese derrumbe al 1,7 por ciento, según un sondeo divulgado esta semana por el Banco Central.

EL(efe, reuters)