¿Se derrite el hielo entre Europa y Cuba? | América Latina | DW | 04.03.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

¿Se derrite el hielo entre Europa y Cuba?

Mientras disidentes como Yoani Sánchez viajan por el mundo, el Gobierno cubano sigue reprimiendo duramente a sus opositores, dice el escritor cubano Ángel Santiesteban. ¿Qué actitud toma Europa al respecto?

Desde que salió de Cuba, la bloguera disidente Yoani Sánchez no deja de despertar opiniones polarizadas. Para algunos, es un símbolo de la libertad de expresión y de un proceso de cambio rumbo a la democracia en la isla. Para otros, está siendo manipulada por agentes extranjeros contra el régimen. Y hay intelectuales cubanos que piensan que Europa se está dejando convencer de una supuesta transformación que no está teniendo lugar en Cuba. La filóloga de 37 años, autora del blog “Generación Y” , visitará más de una docena de países en 80 días, entre ellos, Alemania y Suiza.

Protestas en Brasil en apoyo al régimen cubano y contra la presencia de Yoani Sánchez.

Protestas en Brasil en apoyo al régimen cubano y contra la presencia de Yoani Sánchez.

Yoani Sánchez no es la única disidente conocida que aprovecha la reforma migratoria. También la portavoz de la organización civil “Damas de Blanco”, Berta Soler, planea viajar en abril a Panamá para participar en una conferencia regional de organizaciones de derechos humanos. Pero antes, Soler viajará a España, algo propiciado también por el Gobierno de Alemania -según informó la activista a la opositora Radio Martí, que emite desde Miami- ya que, según ella, recibió una invitación del ministerio alemán de Relaciones Exteriores a través de la embajada alemana en Habana.

El Gobierno alemán se ocupó, en su momento, de resaltar la importancia de la reforma migratoria cubana. “El anuncio de que se iba a facilitar a los cubanos la salida del país es un paso positivo, si bien se da algo tarde”, dijo el ministro alemán de Exteriores, Guido Westerwelle, al darse a conocer la medida. Y agregó que eso demuestra que el Gobierno de La Habana “ya no puede ignorar el deseo de la gente de una mayor libertad”.

Más movimiento en las relaciones germano-cubanas

Durante la reciente cumbre UE-CELAC, en Chile, casi se produjo un encuentro entre la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de Cuba, Raúl Castro, cuyos caminos se cruzaron casualmente en una de las salas de conferencias. Castro miró a Merkel directamente a los ojos, probablemente con la intención de darle un apretón de manos, pero eso no fue posible. La canciller estaba demasiado apurada como para un saludo histórico de semejante magnitud.

En otras áreas, sin embargo, se registra un poco más de movimiento en las estancadas

Fidel Castro, junto a su hermano, Raúl Castro, en una sesión de la Asamblea Nacional. (2012).

Fidel Castro, junto a su hermano, Raúl Castro, en una sesión de la Asamblea Nacional. (2012).

relaciones germano-cubanas. Un acuerdo cultural, que espera ser firmado desde hace años, parece estar haciendo progresos importantes. Y en el Ministerio de RR. EE. de Alemania hasta se discute un posible viaje de Guido Westerwelle a La Habana, en señal de reconocimiento de los esfuerzos promovidos por Cuba para iniciar reformas, según se dice en círculos cercanos al ministro alemán de Exteriores. Los cambios políticos y económicos en la isla parecen estar surtiendo efecto, y la actitud hacia Cuba se distiende de a poco.

Intelectuales cubanos critican actitud europea

Esa distensión se produce muy a pesar de algunos intelectuales, como el escritor Ángel Santiesteban, que hace poco fue condenado a prisión. En conversación con DW,

Los cubanos pueden viajar, pero no ganan lo suficiente como para permitírselo.

Los cubanos pueden viajar, pero no ganan lo suficiente como para permitírselo.

Santiesteban señaló que “a la oposición cubana le sorprende que Europa esté aflojando las riendas con respecto al régimen. Creo que, en este momento, en Cuba hay más represión que nunca. Todos los días se golpea a los opositores, todos los días hay detenciones. No me explico cómo el gobierno cubano logró manipular a Europa de modo que se crea que las cosas están mejorando. La realidad demuestra lo contrario”.

Así las cosas, para la gran mayoría de los cubanos el debate sobre la libertad migratoria sigue tocándolos tan de lejos como antes. Es simplemente un sueño inalcanzable. Para ingresar a la mayoría de los países del mundo, los cubanos necesitan una visa, que no es fácil de conseguir, en especial, porque los potenciales turistas, que ganan un sueldo promedio de cerca de 50 dólares, ni siquiera cuentan con los recursos económicos necesarios para viajar. Yoani Sánchez y Berta Soler, que pudieron cumplir con su anhelado sueño, pasaron de ser marginadas a privilegiadas de la sociedad cubana. Pero el hecho de que sus viajes sean financiados por los anfitriones extranjeros las hará también más vulnerables a la crítica política interna.

Autor: Tobias Käufer/ Cristina Papaleo

Editora: Emilia Rojas-Sasse

DW recomienda