1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Sociedad

"Schmalbart", una plataforma contra las noticias falsas

Una nueva plataforma quiere luchar contra la desinformación de la derecha. Nace "Schmalbart", una red que se propone un debate sin falsas noticias en internet.

En la víspera de Año Nuevo en Dortmund, una turba de hombres extranjeros atacan a la policía con cohetes y uno de ellos alcanza a una iglesia, que inmediatamente arde con furia. Así contó la historia el portal estadounidense de derecha "Breitbart News". La noticia es falsa, pero en poco tiempo se viralizó.

Hoy se sabe, "Breitbart News" falseó la información sobre el incidente, lo cual es una práctica habitual. El medio funciona como vocero de la extrema derecha y con regularidad distribuye noticias falsas.

¿Un "observatorio Breitbart" para Alemania?

A Christoph Kappes este tipo de tácticas lo inquietan. El empresario de 54 años ya venía desarrollando en su agencia de Hambrugo estrategias online para empresas. Pero luego llegó la elección de Donald Trump y la noticia de que "Breitbart News" planeaba expandirse en Alemania.

Christoph Kappes

Christoph Kappes

Para Kappes el mensaje fue claro, era hora de actuar. A finales de noviembre escribió en un blog que temía un "terremoto político", en el caso de que el medio llegara al país. Su plan: una especie de "observatorio Breitbart". El título del trabajo: "Schmalbart".

Con hechos, contra las noticias falsas

Pero rápidamente la idea se convirtió en algo más grande. Cerca de 200 productores de video, programadores, consultores de relaciones públicas, optimizadores de motores de búsqueda e incluso abogados se acercaron al proyecto. "Somos muchos y queremos hacer mucho", asegura Kappes. Los planes incluyen un formato de Youtube, un servicio shitstorm en Twitter y un banco de datos con puntos de discusión para el debate en las redes sociales.

Con el fin de llegar a la gente, "Schmalbart" debe interferir directamente en los debates de Facebook manteniéndose objetivo y justo. Su núcleo, sostiene Kappes, es una opinión pública que funcione. Y esto a su vez, "requiere de una cultura del debate adecuada".

Contrapeso a la nueva derecha

La elección en los Estados Unidos y las discusiones cada vez más agresivas en la red obsesionaron a la berlinesa especialista en "conceptos digitales", Juliane Krause-Akelbein. En Alemania no es muy diferente, asegura, y agrega: "Ya no hay más debate, solo gente que se grita." La joven de 31 dice querer unirse al grupo para equilibrar la balanza contra "la llamada nueva derecha".

Lo cierto es que la red todavía está en formación. Los participantes se organizan a través de chats en grupos, hay listas de enlaces, un wiki y un concepto de seguridad, como si estuvieran en la clandestinidad.

Es importante que "Schmalbart" no se entienda como una competencia a otras iniciativas, subraya Krause-Akelbein. "Hay un montón de grupos que están comprometidos con una sociedad abierta. Con ellos queremos conectarnos", destaca.

Ser más fuerte que la derecha

Carsten Rossi había planeado originalmente una iniciativa propia. El gerente de una agencia de marketing de contenidos de Colonia escribió en Facebook para sus colegas de la industria de las comunicaciones: "Si no conseguimos ser más fuerte que los populistas, entonces todos tenemos el trabajo equivocado". Poco después, por invitación de Christoph Kappes, Rossi se sumó a "Schmalbart"

Para el hombre de 48 años, el tema central es la pluralidad de opiniones. "Si cualquier persona busca un determinado tema en internet, no puede ser que solo encuentre links a páginas populistas", explica. Para esto, Rossi pretende organizar una gran "Blog Parade". Será un encuentro en donde los bloggers debaten cómo operar sobre los resultados de búsqueda en Google. "Así vamos a poder intervenir en la agenda", dice.

Sin embargo, el éxito de "Schmalbart" depende en parte de su financiamiento. La denuncia de noticias falsas precisa de gente trabajando. El dinero llega por varias vías, entre ellas por campañas y por proyecto de "financiamiento colectivo" conocidos como crowdfundings. Ese será uno de los mayores desafíos del proyecto "Schmalbart" en los tiempos venideros.

 

DW recomienda