1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Sarkozy es ahora un "republicano"

Nicolas Sarkozy rebautizó a su partido UMP como “Los republicanos” supuestamente con el objetivo de presentarse como candidato y ganarse a un sector más amplio del electorado en las elecciones francesas de 2017.

Podría ser el último congreso de la Unión por un Movimiento Popular (UMP, por sus siglas en francés), al menos bajo ese nombre. Este sábado, los representantes de ese partido conservador regido por Nicolas Sarkozy lo rebautizarán como “Los republicanos”. “Demostraremos a Francia que ‘Los republicanos' han decidido levantar cabeza”, dijo el expresidente francés Sarkozy luego de que un tribunal decidiera, a mitades de esta semana, que la UMP puede utilizar ese nombre. “¡Que vivan los republicanos!”, añadió.

Para Sarkozy, de 60 años, lo importante es ahora darle un nuevo impulso a su partido y, con un nuevo nombre, borrar de algún modo la serie de escándalos en la que se vio inmerso, dijo Steven Ekovich, politólogo de la Universidad Americana de París en entrevista con DW. Como “republicano” recién nacido, Sarkozy podría volver a presentarse como candidato para las elecciones presidenciales galas de 2017. “Se trata de deshacerse de la marca UMP”, subrayó el experto.

Si el plan funcionase, el partido ahora llamado “Los republicanos” representaría un nuevo intento de Sarkozy de ser presidente de Francia desde su regreso a la política, en 2014.

“La república soy yo”

Pero la vuelta de Nicolas Sarkozy no será tan fácil. La UMP todavía trata de recuperarse de las luchas internas de poder y dos rivales podrían interponerse en el camino del expresidente hacia el Elíseo: los ex primeros ministros Alain Juppé y François Fillon. Otro gran problema son las acusaciones de corrupción contra Sarkozy, que aún siguen pendientes. A comienzos de mayo, un tribunal parisino decidió que las grabaciones de conversaciones telefónicas entre Sarkozy y su abogado podrían ser utilizadas en un juicio por presunta financiación ilegal del partido. Sarkozy solicitó la revisión del veredicto.

Marine Le Pen, del FN.

Marine Le Pen, del FN.

Tampoco queda claro si una nueva etiqueta podrá tapar lo que muchos electores asocian con Sarkozy: demasiada ambición y una aspiración exagerada de poder. Según críticos, el expresidente pretende acaparar los valores fundamentales de la república –la libertad, la igualdad y la fraternidad- para sí mismo y para su partido. Según encuestas, muchos franceses comparten esa opinión. El periódico Le Monde acusa incluso a Sarkozy de “reducir” el significado de la palabra “republicano”.

¿Ganador en segunda vuelta?

Lo que también es cierto es que Sarkozy quiere presentarse como alternativa al impopular socialismo de Hollande y a la derecha extrema de Marine Le Pen, del Frente Nacional. Durante la primera vuelta de los comicios presidenciales en Francia, en 2017, Le Pen podría ir a la delantera, dice Steven Ekovich: “El próximo presidente de Francia saldrá segundo en la primera vuelta y probablemente ganará contra Le Pen en la segunda vuelta.” El esfuerzo de Sarkozy por renombrar a su partido y darle una nueva y más amplia orientación política “republicana” tiene justamente ese objetivo. Aún es demasiado pronto como para poder asegurar que su estrategia dará resultado.