1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Sarkozy al ataque

Las huelgas que tienen en vilo a en Francia y Alemania ocupan hoy a los comentaristas.

default

Una empleada de Electricite de France (EDF), hace ondear una bandera. La huelga que tiene en vilo a Francia.

Una batalla política

LA PROVENCE, Marsella: "Los viajeros que tenían la esperanza de que la situación mejorara rápidamente, se hallan atrapados ahora en medio de una batalla más política que social. El presidente Sarkozy transformó la eliminación de las jubilaciones especiales en la madre de todas las reformas. Por su lado, los sindicatos quieren sobre todo demostrar poder. Esas posiciones dan enormes dimensiones al conflicto. Una solución será decisiva para el futuro… pero difícil de hallar.”

Perspectivas de éxito

HUFVUDSTADSBLADET, Helsinki: "En el caso de la huelga en Francia, el gran riesgo es que la solidaridad no continúe por mucho tiempo, si no cesa el caos de transporte. Los trabajadores de los ferrocarriles, que pueden jubilarse ya a los cincuenta años, es decir, mucho antes que los trabajadores de otros sectores, no tienen a la opinión pública de su parte. En 1995, una reforma del sistema jubilatorio fracasó por las protestas populares. Esta vez, el presidente Sarkozy seguramente logrará imponer su proyecto.”

El mundo al revés

STANDARD, Viena: "El mundo al revés: mientras que en Alemania, el país de la armonía social, ninguna de las partes en huelga da el brazo a torcer, en Francia se desmorona el frente de los trabajadores del ferrocarril, justamente allí donde generalmente se dice que primero se va a la huelga y más tarde se negocia. El Gobierno conservador francés ha logrado que el contacto con los delegados de los ferroviarios nunca se cortara. El mérito es del Jefe de Estado Sarkozy. No obstante, no cede un ápice en sus posiciones: quiere igualar a los ferroviarios a todos los demás trabajadores privados y del Estado. Pero simultáneamente, Sarkozy transmite la impresión de negociar en forma abierta y flexible, con lo cual se ha ganado a la opinión pública.”

Manos sucias

DAILY TELEGRAPH, Londres: "El presidente Sarkozy ataca frontalmente a los sindicatos. Ha reconocido cúales son los verdaderos problemas de Francia —un Estado inflado y leyes de bienestar social inmovilizadoras— y los acomete. Pero mientras Sarkozy casi goza ensuciándose las manos, la canciller Angela Merkel está obsesionada con mantener limpias las suyas. Su estrategia es continuar siendo popular, lo que intenta manteniéndose a distancia de las grescas dentro de la propia coalición de Gobierno. El resultado es un enredo. Si Merkel no se baja de su torre de marfil y hace entrar en razones a los disputantes, poco se adelantará.”