1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Sangrientos enfrentamientos en Egipto

La policía egipcia dice que sólo usó gas lacrimógeno para dispersar las manifestaciones pro-Mursi, pero médicos cercanos a la Hermandad Musulmana hablan de más de 200 muertos y algunos cadáveres muestran heridas de bala.

Tras los enfrentamientos violentos de esta madrugada entre los seguidores del derrocado presidente egipcio Mohamed Mursi y la policía, existen informaciones contradictorias sobre el número de muertos y heridos. Médicos cercanos a los Hermanos Musulmanes, la agrupación política liderada por Mursi, aseguran que al menos 200 de sus partidarios perdieron la vida y otros 4.500 resultaron lesionados por la acción de las fuerzas de seguridad en el noreste de El Cairo, donde los acólitos de Mursi llevan protestando cuatro semanas.

Sin embargo, el Ministerio de Sanidad, que fue aumentando la cifra de fallecidos a lo largo de la jornada, cifró en 65 los muertos y en 269 los heridos. La Agencia de Noticias del Medio Oriente (MENA), financiada por el Estado egipcio, cita a altos oficiales de la policía, según los cuales sólo se usaron bombas de gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes pro-Mursi. No obstante, varios cadáveres muestran heridas de bala en sus cabezas. Ocho agentes policiales resultaron lesionados tras ser alcanzados por pedradas. Los choques en El Cairo se desataron en las cercanías del campamento de protesta de la Hermandad Musulmana, instalado junto a la mezquita Rabia al Adawiya, cuando la policía intentó impedir el bloqueo del puente 6 de Octubre.

Ver el video 01:30

Riesgosa lucha de poder en Egipto

El Ministerio de Salud hizo saber que en Alejandría habían muerto siete personas y se teme que ese saldo se incremente durante el fin de semana. En la noche de este sábado (27.7.2013) se vence el ultimátum de 48 horas dado por el Ejército para que los islamistas se sumen a un proceso de reconciliación nacional o “afronten las consecuencias”. En los medios locales se habla de la “última oportunidad” para la paz social en Egipto. El Ejército insiste en que el golpe militar del 3 de julio fue propinado en respuesta a la voluntad popular laica.

Este 26 de julio, cientos de miles de egipcios atendieron al llamado del jefe de las Fuerzas Armadas, Abdel Fatah al Sisi, y lo autorizaron desde las calles para que pusiera fin a la violencia; pero dentro y fuera de Egipto crece el temor a que esto implique una agresiva arremetida contra los derechos humanos de quienes se identifican con las políticas de Mursi o pertenecen a las filas de los Hermanos Musulmanes. La prensa alemana destaca que el Gobierno de facto busca la manera de prohibir las manifestaciones a favor de Mursi.

En una entrevista concedida a un canal de televisión privado, el ministro egipcio del Interior, Mohamed Ibrahim, declaró que las protestas islamistas en Giza y en Naser City debían ser disueltas “de manera legal”. Desde que Mursi fue removido del poder, unos 600 miembros de los Hermanos Musulmanes han sido arrestados y cientos de miles de personas han tomado las calles para condenar la detención del propio Mursi. Gehad el Hadad, vocero de los Hermanos Musulmanes, sostiene que las matanzas masivas de este viernes (26.7.2013) se asemejan a las perpetradas por las fuerzas de seguridad del Estado el 8 de julio.

Estados Unidos y la Unión Europea llamaron a las autoridades egipcias a renunciar a la violencia y respetar las libertades de opinión, reunión y expresión.

ERC/RML ( dpa / AFP / Reuters )

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema