1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

Salvar al amarillo de Van Gogh

El amarillo en los cuadros de Van Gogh cambia de color. ¿Cómo puede salvarse el color que hace lucir tantas obras?

default

Autorretrato.

Vincent van Gogh, el pintor famoso que se cortó una oreja y que se conoce por varias de sus obras maestras impresionistas, a menudo usaba el color amarillo de cromo que ya no se utiliza para cuadros al óleo por razones de salud.

A Van Gogh le encantaban los colores fuertes y en sus obras puede contemplarse frecuentemente un juego de colores y contrastes. Ejemplos de obras que contienen ese color amarillo especial son “La avenida de los Alyscamps”, “Campo bajo cielo tormentoso” y “Jarro de doce girasoles”. Muchas de estas obras pueden verse en el Museo Van Gogh de Amsterdam.

Gemälde von van Gogh Seineufer

El cuadro "Orilla del Sena".

La razón de la decoloración

Desde hace algún tiempo se nota que el amarillo de Van Gogh está cambiando al marrón. La química italiana Letizia Monica y un grupo de investigadores han constatado en sus estudios que la decoloración tiene que ver con una reacción química.

Es la parte del plomo crómico en la pintura que se descompone. La reacción no solamente es activada por la mezcla de la pintura blanca y amarilla que le gustaba hacer a Van Gogh, sino también por el contacto con la luz. Todo indica que la radiación de luz sobre las capas superiores de pintura reduce los átomos de cromo del color amarillo, transformando las combinaciones de cromo-4 en combinaciones de cromo-3. Por eso, proteger las obras de la luz solar y los rayos ultravioletas es la única manera de evitar la decoloración.

Van Gogh Blick auf Arles mit Schwertlilien

La "Vista del Arlés con lirios". De esta obra y de "Orilla del Sena" se tomaron pigmentos para exponerlos a los rayos X.

El procedimiento de los estudios

A esta conclusión llegaron los científicos con sus estudios y pruebas del color amarillo de cromo y un aparato de rayos X de la “European Synchrotron Radiation Facility” (ESRF) en Francia.

Los científicos tomaron pruebas de pintura del siglo XIX y la expusieron a los rayos X. Lo mismo se hizo con pequeñas pruebas de dos obras de Van Gogh (“Orilla del Sena” y “Vista de Arlés con lirios”).

Después de haber constatado la causa del cambio de color, los expertos se van a dedicar ahora a encontrar una manera de invertir la reacción química para devolver a los cuadros de Van Gogh y los otros impresionistas el deslumbrante amarillo.

Autora: Vera-Helena Nickelé
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda