1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Rusia y Polonia quieren superar diferencias

El presidente de Rusia, Valdimir Putin, y el jefe de gobierno polaco, Donald Tusk, manifestaron su intención de acabar con la "era glacial" en las relaciones entre ambos países.

Los problemas entre Polonia y Rusia no deben exagerarse, dijo Putin tras reunirse con Tusk en Moscú. "Polonia aspira a la mejora de las relaciones ruso-polacas", subrayó Tusk, citado por la agencia Interfax.

La visita de Tusk es la primera de un jefe de gobierno polaco a Rusia desde 2001. Tras conversar con representantes del gobierno ruso, el mandatario polaco lamentó que "la atmósfera del frío" haya pesado sobre ambas partes en el pasado.

"Sabemos que tenemos muchos amigos en Polonia, y puedo asegurarles que en Rusia hay otros tantos amigos de los polacos", dijo Putin. Tusk por su parte aseguró que el encuentro sirvió para crear una nueva base de confianza mutua entre ambos gobiernos, tras haber discutido una serie de cuestiones complejas demostrando predisposición para encontrar soluciones comunes.

Tusk y el primer ministro ruso, Viktor Subkov, acordaron tras un intermedio de dos años la reanudación del trabajo de la comisión del gobierno para cooperación económica.

El vice primer ministro ruso Dmitri Medvedev expresó su optimismo sobre el desarrollo futuro de los contactos políticos y económicos entre los dos países. Polonia, como miembro importante de la Unión Europea, es un socio destacado para Rusia, señaló el candidato a sucesor de Putin para las elecciones presidenciales del próximo 2 de marzo.

Tusk destacó que Polonia estaba interesada en "importantes inversiones mutuas". Subkov se mostró dispuesto a mejorar las condiciones para empresas polacas.

Las relaciones entre Polonia y Rusia han mejorado claramente desde la llegada al poder de Tusk, en el pasado otoño. Ambas partes abandonaron la disputa sobre la importación rusa de carne polaca y dejaron vía libre para las negociaciones sobre un nuevo acuerdo de cooperación entre Bruselas y Moscú.

No obstante, el oleoducto del Mar Báltico y los planes estadounidenses de construir un sistema antimisiles en Polonia siguen siendo temas escabrosos en las relaciones entre ambos países. Tusk propuso nuevamente como alternativa para la traza del oleoducto su recorrido a través de Estonia, Letonia, Lituania y Polonia, pero Rusia rechaza esta posibilidad por la cantidad de países de tránsito involucrados.