1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Rusia fija precio del gas para Ucrania a niveles de la UE

Rusia ha fijado el precio al que Rusia venderá gas natural a Kiev durante el cuarto trimestre de este año al mismo nivel de los países de la Unión Europea vecinos de Ucrania, informó la web oficial del Gobierno ruso.

El decreto, firmado por el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, contempla un descuento en aranceles a la gasística ucraniana Naftogaz hasta dejar el precio en niveles similares a Polonia, Eslovaquia o Hungría, vecinos de Ucrania.

Aunque el Gobierno no ha revelado el precio concreto, los expertos señalan que éste ascenderá seguramente a unos 232 dólares por mil metros cúbicos de gas, tras aplicar un descuento en aranceles de unos 20 dólares por mil metros cúbicos.

Las delegaciones de Ucrania, Rusia y la Unión Europea se reúnen hoy en Bruselas para firmar el acuerdo, alcanzado la semana pasada en Viena entre los máximos dirigentes del consorcio ruso Gazprom y de Naftogaz.

Éste se extenderá entre octubre de este año y el 31 de marzo de 2016, por lo que garantizará los suministros a Ucrania durante los fríos meses de invierno y también el tránsito del gas ruso a los países de la Unión Europea a través del territorio ucraniano.

El acuerdo, sin embargo, no satisface el deseo de Kiev de contar con un nuevo contrato de larga duración con Gazprom que le garantice precios bajos para el gas ruso y se limita, al igual que el firmado hace justo un año, a seis meses con posibilidad de prorrogas puntuales.

También elimina para el periodo de su vigencia la cláusula más polémica del contrato general para el suministro de gas ruso a Ucrania, denominada "Coge o paga" (take or pay, en inglés), que obliga a Naftogaz a abonar anualmente hasta 2019 por un mínimo de 41.600 millones de metros cúbicos de gas, aunque haya importado menos.

Ucrania sostiene que ese contrato de suministro que rige las relaciones entre las dos compañías, firmado en 2009 por la entonces primera ministra ucraniana Yulia Timoshenko y vigente hasta 2019, es abusivo y reclama al Arbitraje de Estocolmo su calificación como no acorde a derecho. Mientras, Moscú recuerda que el contrato fue firmado por la máxima autoridad del Gobierno ucraniano, por lo que su legalidad no puede ser puesta en duda y debe ser cumplido a rajatabla por Kiev (efe).