1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Rousseff suspende viaje a Japón por crisis política en Brasil

La mandataria ordenó una congelación presupuestaria de más de 2.500 millones de euros que amenaza con paralizar a su gobierno.

La crisis política y financiera que atraviesa Brasil afecta hasta en los aspectos más insospechados al gobierno de la presidente Dilma Rousseff, quien este viernes (27.11.2015) se vio obligada a suspender un viaje a Japón y Vietnam para ahorrar dinero. Esto, luego de que la jefa de Estado decidiera ordenar una congelación presupuestaria de 10.000 millones de reales, unos 2.500 millones de euros, que amenaza con dejar de manos atadas al gobierno.

La medida busca cumplir con la ley de responsabilidad fiscal, después de que el Congreso no aprobara esta semana una modificación para recortar el objetivo fiscal para este año. Esto determinó que el gobierno deberá contener los gastos para cumplir el objetivo original de ahorro. “Este no es un problema financiero, sino presupuestario”, dijo un portavoz presidencial. “A partir de diciembre, el Gobierno no puede tener más gastos discrecionales, excepto los esenciales para el funcionamiento del Estado”, agregó.

Enfrentada a la peor recesión en décadas, Rousseff intenta estabilizar las cuentas del país tras años de fuerte gasto público que erosionaron la confianza de los inversores en la una vez floreciente economía brasileña. La mandataria está también bajo presión para cumplir con la ley presupuestaria después de que la Corte Federal de Cuentas sentenció que manipuló las finanzas públicas del país en 2014.

Arresto de hombre de confianza

Rousseff, quien sí viajará a París para asistir el lunes a la Cumbre de la ONU sobre el Cambio Climático (COP21), enfrentará las difíciles negociaciones de cara a la aprobación en el Parlamento de algunas medidas de ajuste que el Gobierno considera claves para atajar la crisis económica. Las relaciones entre el Gobierno y el Parlamento se agravaron aún más esta semana tras la detención del jefe del grupo oficialista en el Senado, Delcidio Amaral.

Amaral, hombre de confianza de Rousseff en el Senado, fue arrestado por supuesta obstrucción de una investigación de corrupción en la empresa con participación estatal Petrobras, lo que retrasó la votación prevista de la ley para cambiar el objetivo de superávit primario. El Gobierno tiene hasta el lunes para emitir el decreto para cumplir con la ley que exige que las autoridades congelen el gasto para cumplir con su meta de superávit primario.

DZC (Reuters, EFE)


DW recomienda