Rousseff condena “tsunami monetario” | Economía | DW | 05.03.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Rousseff condena “tsunami monetario”

Al reunirse con la canciller alemana, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, criticó la política monetaria con que las naciones más ricas estimulan sus economías, a costa de la sobrevaluación de la moneda brasileña.

Brasil, invitado de honor en la CeBIT 2012, que se desarrolla desde este 6 al 10 de marzo, ha enviado a Alemania a sus emisarios más elocuentes: en la feria tecnológica más importante del mundo, los representantes de las empresas brasileñas del sector IT demostrarán todo lo que pueden ofrecer y la presidenta del “gigante suramericano”, Dilma Rousseff, aprovechará la atención internacional para enfatizar la crítica que hizo a los países industrializados antes de cruzar el Atlántico: este lunes (5.3.2012), la mujer fuerte de Brasilia les reprochó el gesto de inundar el sistema financiero global con dinero barato para estimular sus respectivas economías.

Rousseff: “tsunami monetario”

Eröffnung CebIT 2012 Merkel Rousseff McAllister

Rousseff: “La CeBIT simboliza una nueva etapa de la alianza entre Brasil y Alemania”.

Rousseff llegó a Alemania acompañada por una comitiva que incluye a varios gobernadores y a sus ministros de Relaciones Exteriores, Ciencia y Tecnología, Comunicaciones y Desarrollo. Al reunirse con la canciller alemana, Angela Merkel, para inaugurar la feria, Rousseff agradeció la elección de su país como invitado especial. “Hace décadas que Brasil y Alemania establecieron una alianza y CeBIT simboliza una nueva etapa de la misma”, dijo la jefa del Gobierno brasileño ante unas 2.500 personas. No obstante, el verdadero diálogo entre las mandatarias comenzó horas más tarde. El tópico central: las estrategias para combatir la crisis financiera global.

Es muy probable que Merkel haya escuchado de nuevo la expresión “tsunami monetario”; esa es la metáfora que Rousseff ha usado en más de una ocasión para describir la táctica mediante la cual los países más ricos buscan resolver sus aprietos económicos actualmente. “La política monetaria expansionista de estos países genera un efecto extremadamente nocivo, porque devalúa artificialmente sus monedas”, señaló recientemente la presidenta brasileña, advirtiendo que su país estaba dispuesto a tomar medidas para evitar la sobrevaluación de su moneda, el real. Rousseff no especificó qué medidas estaba sopesando ni cuándo pueden entrar en vigor.

El BCE avala argumentos de Rousseff

Dilma Rousseff in der CeBIT

Rousseff reforzó sus argumentos sosteniendo que los organismos internacionales avalaban su punto de vista.

Según Rousseff, desde el inicio de la crisis, los países con mayores grados de industrialización inyectaron 8,8 billones de dólares a la economía. A su juicio, esa es una medida proteccionista que propicia los movimientos especulativos y no la recuperación económica. “Al expandirse en esta proporción, la masa monetaria produce dos efectos: uno de ellos es la devaluación artificial de la moneda, lo cual equivale a una traba arancelaria y constituye una forma artificial de protección del mercado; el otro es la creación de una masa monetaria que no se dirige a la economía real, sino que genera burbujas, especulación”, explicó este 5 de marzo.

La presidenta brasileña reforzó su argumento sosteniendo que varios organismos internacionales, entre ellos el Banco Central Europeo (BCE), avalaban su punto de vista. A sus ojos, en lugar de emitir moneda, los países en crisis deberían adoptar medidas para estimular las inversiones. “Es importante que, aparte de aplicar políticas monetarias expansionistas, los países desarrollados apliquen también políticas de expansión de las inversiones. La inversión no sólo impulsa la demanda interna, sino que estimula la demanda externa de nuestros productos”, dijo Rousseff.

Autor: Evan Romero-Castillo
Editor: José Ospina-Valencia

DW recomienda