1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa al día

Repudio a asesinato de ETA

Varios miles de vascos se concentraron hoy en los pueblos y capitales vascas en silencio, en repulsa por el asesinato de ayer del policía Eduardo Puelles perpetrado por ETA.

default

José Luis Rodriguez Zapatero (der.), junto al ataúd de Eduardo Puelles García, en Bilbao.

Miles de personas se reunieron hoy en las principales ciudades del País Vasco español para protestar por el asesinato del policía Eduardo Puelles, perpetrado el viernes por el grupo separatista vasco ETA, desde horas antes de que empezara el funeral en Bilbao, en el norte de España.

El oficio religioso, encabezado por el príncipe Felipe y la princesa Letizia, empezó poco antes de las 13 horas locales en una concurrida iglesia de San José de la Montaña, en Bilbao.

En el funeral participaron también la vicepresidenta primera del gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega, así como el "lehendakari" (jefe del gobierno vasco), el socialista Patxi López, que asumió el cargo el pasado abril tras varias décadas de hegemonía nacionalista.

Los restos mortales de Puelles llegaron a la iglesia entre el aplauso de cientos de personas que abarrotaban las calles aledañas.

En el acto, participaron entre otros miembros de la policía regional, la "Ertaintza", y el Cuerpo Nacional de Policía, al que pertenecía la víctima, un inspector especializado en la lucha antiterrorista.

Primera víctima durante nuevo Gobierno

Antes, las autoridades y varios representantes de partidos políticos se reunieron en Arrigorriaga, la localidad vizcaína en la que vivía Puelles y donde fue asesinado por ETA, para rendirle un homenaje póstumo. Según medios españoles, la "Ertaintza" retiró la fotografía de un preso de la organización separatista cerca al lugar de la concentración.

Puelles, un policía de 49 años, casado y con dos hijos, fue asesinado la mañana del viernes en Arrigorriaga, una localidad con unos 10.000 habitantes cercana a Bilbao, con una bomba adherida a su vehículo, que detonó cuando la víctima salía a trabajar.

Puelles es la primera víctima mortal desde que López asumió las riendas del Ejecutivo vasco, que ha sido amenazado directamente por ETA en sus comunicados. El policía había participado en varios operativos contra el grupo armado en los últimos 10 años, que llevaron a la detención de más de 70 de sus miembros.

PK/dpa/ep/em

Editor: Enrique López Magallón

DW recomienda