1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Renuncian los ministros de Energía y de Puertos de Brasil

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, aprovechará su participación en Naciones Unidas del viernes para buscar apoyos en la crisis de su gobierno, agravada con la renuncia de Eduardo Braga y de Helder Barbalho.

El ministro brasileño de Minas y Energía, Eduardo Braga, presentó este miércoles (20.04.2016) una carta de renuncia, en la que no explica sus motivos, dejando en ocho el número de interinos en el Gabinete de la presidenta Dilma Rousseff. El ahora exministro era uno de los siete representantes en el Gabinete del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB).

Posteriormente, otro mienbro del PMDB, Helder Barbalho, ministro de Puertos, ha presentado también su dimisión. Barbalho, sin embargo, en una carta dirigida a Rousseff expresó su apoyo a la mandataria y rechazó los "delitos de responsabilidad" que le achaca la oposición y sobre la que se basa el proceso de destitución.

El PMDB es la mayor fuera electoral el país y rompió el mes pasado con el Gobierno, del que era el principal aliado.La dirección del partido, encabezada por Michel Temer, anunció entonces que entregaría todos sus cargos en el Gobierno pero al menos cuatro de sus ministros permanecían en el gabinete. Nueve de los 31 ministros que lo forman han renunciado, dejando importantes carteras acéfalas, entre ellos los ministerios de Turismo y Deportes a sólo cuatro meses del inicio de los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro. Rousseff podría incluso no estar en su cargo para el inicio del evento deportivo.

Búsqueda de apoyos internacionales

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, viajará a Estados Unidos para reunir apoyo internacional contra su juicio político. Aprovechará para ello su participación en la firma del acuerdo de París para frenar el calentamiento global, que se realizará en la sede de la ONU. En su intervención, hablará de la crisis política que sacude a su país, agravada hoy con la renuncia del ministro de Energía, Eduardo Braga (en la imagen). Según informó la agencia oficial de noticias ABR, la mandataria partirá el jueves por la noche y regresará a Brasil el viernes, al término de la cita.

Según la prensa local, como la versión digital del diario "Folha de Sao Paulo", Rousseff pedirá apoyo a la comunidad internacional contra el proceso de destitución, que considera ilegítimo y al que ha calificado como "un golpe de estado sin armas". Durante su ausencia, el Gobierno quedará en manos del vicepresidente Michel Temer, acusado por la mandataria de ser un "traidor" y estar al frente de la "conspiración" que a su entender se está tramando en el país para llevar adelante un "golpe parlamentario" que está por detrás del proceso de impeachment". En caso de ser repudiada, Temer sería su sustituto interino al frente del ejecutivo.

La oposición contraataca

Según el portal del diario "O Globo", aliados de Temer manifestaron preocupación ante la posibilidad de que la presidenta lo denuncie como "golpista" ante el mundo, y dijeron que preparan una contraofensiva a nivel internacional para defender al político de las acusaciones. Entre las estrategias previstas, está la de que Temer conceda una rueda de prensa a medios internacionales con el fin de dar su versión sobre los hechos.

"Folha" sostiene que el senador Aloysio Nunes, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) -el mayor opositor del Gobierno-, está en Washington para tener una serie de reuniones con autoridades estadounidenses, con la finalidad de refutar los argumentos del Gobierno de que el "impeachment" es una maniobra "golpista".

LGC (dpa / EFE / Reuters)


DW recomienda