1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Regiones italianas protestan por recortes fiscales

Los dirigentes de varias regiones italianas protestaron por los planes del Gobierno que preside Matteo Renzi de recortar impuestos para financiar las políticas de relanzamiento económico incluidas en sus presupuestos para 2015. Sergio Chiamparino, presidente de la Conferencia de las Regiones y el mismo gobernador de la norteña región del Piamonte, proclamó que los recortes anunciados por el Ejecutivo son "insostenibles" y dijo que serán los servicios sanitarios y de transportes los que quedarán afectados de aplicarse los recortes.

Para compensar las bajadas de impuestos anunciadas por el equipo de Renzi se prevé que unos 15.000 millones de euros procedan de ahorros en el gasto público, en concreto de las administraciones regionales, provinciales, locales y de los ministerios. Catiuscia Marini, presidenta de la región de Umbria y compañera de partido de Renzi (Partido Demócrata, PD), aseguró que será "imposible técnicamente" que los recortes del gasto no incidan en la sanidad. El presidente de la región del Véneto, Luca Zaia, manifestó que el plan de recortes de impuestos y gastos "pasará a la historia como la ley de la masacre, especialmente para las regiones virtuosas" e incluso amenazó con la "rebelión en todas las formas legítimas". Por último, el también compañero de partidode Renzi y presidente de la región del Lazio, Nicola Zingaretti, resumió el malestar: "es fácil bajar los impuestos con el dinero de los demás. A las regiones les piden ahora repartir el cumplimiento de objetivos de finanzas públicas dictados por la UE". Son, dijo Zingaretti, resultado de una decisión del Ejecutivo "de financiar opciones que no hemos tomados nosotros, sino el Gobierno".

Renzi respondió a esas protestas a través de la red social Twitter, una opción de comunicación muy a menudo empleada por el primer ministro, en la que dijo que está dispuesto a reunirse con los presidentes regionales, pero agregó: "si queremos reducir los impuestos, todos tienen que recortar gastos y pretensiones".

El miércoles el Consejo de Ministros aprobó este plan ya polémico con la rebaja de impuestos de 18.000 millones de euros dentro de los presupuestos generales para 2015 con el que pretende animar el consumo interno y relanzar la economía. De esos 18.000 millones, un total de 9.500 millones corresponderán a diversas reducciones de impuestos, entre ellos uno regional sobre la producción industrial por valor de 5.000 millones de euros. El Gobierno de Renzi anunció que habrá nuevas prestaciones por desempleo por valor de 1.500 millones de euros, otros 500 millones para la reforma de la educación, 6.900 millones para gastos derivados de la propia legislatura y 3 millones para la eliminación de otros impuestos. Para financiar esas y otras medidas, el Estado contará con que 11.000 millones de euros provendrán de nuevo endeudamiento respetando, según explicó Renzi, los compromisos comunitarios y el Pacto de Estabilidad y Crecimiento del Tratado de Maastricht de 1992 (EFE).