1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Recortes de impuestos de Trump criticados por ser para “los más ricos”

El plan de reforma fiscal de Donald Trump prevé importantes recortes de impuestos para empresas y herederos de fortunas, sin dar detalles sobre cómo será compensada la pérdida de ingresos.

Donald Trump

Donald Trump

"Se trata de uno de los mayores recortes de impuestos de la historia", remarcó Steven Mnuchin, secretario del Tesoro, en rueda de prensa en la Casa Blanca, acompañado por Gary Cohn, director del Consejo Económico Nacional. Mnuchin subrayó que la propuesta, de apenas una hoja, contiene los "principios básicos" y que los detalles serán debatidos más adelante.

Entre las medidas incluidas, figura la reducción del 35 %, actual a un 15 % en el impuesto a las ganancias corporativas, y un impuesto único a la repatriación de beneficios de las grandes empresas en el extranjero, a una "tasa muy competitiva", pero que Mnuchin eludió concretar.

"Esperamos que billones de dólares en el extranjero regresen y sean reinvertidos aquí en EE. UU. por bienes de capital y creación de empleo", precisó. Los tramos para los trabajadores pasarían de 7 a 3 (10%, 25% y 35%), en el esfuerzo por simplificar la declaración de impuestos. En la práctica significaría reducir el tope máximo desde el 39,6 % al 35 %, y aumentaría el umbral para el pago de impuestos para los hogares de 12.600 dólares a 24.000 dólares anuales de ingresos.

Empresas y herederos muy favorecidos, las obras de caridad no

Asimismo, se eliminaría el impuesto de sucesiones, se ofrecerían deducciones para el cuidado de niños y se reduciría al 15 % la tasa impositiva para las compañías gestionadas por su fundador, en un guiño a las pequeñas y medianas empresas. A la vez, se retiraría la mayor parte de las exenciones fiscales, excepto las relativas a la vivienda, obras de caridad y planes de retiro.

Los republicanos critican que el plan puede contribuir a elevar la abultada deuda federal ante la ausencia de elementos para equilibrar las cuentas públicas, mientras que los demócratas atacan las concesiones impositivas a las rentas más altas. El plan supondría que el Gobierno federal dejaría de recibir 2 billones de dólares a lo largo de 10 años.

"En un momento en el que la desigualdad de ingresos está empeorando, el plan del presidente claramente facilita la vida a los más ricos y los intereses especiales, y la complica a los estadounidense de clase media y bajos ingresos", subrayó Chuck Schumer, el líder de la minoría demócrata en el Senado.

Los mercados financieros, que habían mantenido sus ganancias durante la mañana, giraron hacia las pérdidas tras la presentación del plan, y el Dow Jones, el principal indicador de Wall Street, cerró con un leve descenso del 0,10 %.

JOV (efe, n-tv)

DW recomienda