1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Sociedad

Recordando a Wilhelm Reich

default

Reich murió el 3 de noviembre de 1957 en una cárcel de EE.UU..

Sus disertaciones en obras como 'La función del orgasmo' o 'Psicología de masas del fascismo' no faltaban en ninguna biblioteca de izquierda de aquellos años. Pero desde entonces ya casi no se habla de Wilhelm Reich, que murió el 3 de noviembre de 1957.

Medio siglo después de su fallecimiento, científicos de todo el mundo recuerdan estos días a un hombre considerado uno de los más polémicos de su área y cuyos trabajos en el psicoanálisis siguen teniendo validez.

'Lamentablemente se olvidaron sus aportes al psicoanálisis por la desviación de Reich hacia lo esotérico en la última década de su vida', opina Alfred Pritz, rector de la Universidad Privada Sigmund Freud de Psicoterapia de Viena. 'El primer Reich fue en realidad excelente y casi genial. Se quiera o no, trabajos como 'La función del orgasmo' siguen teniendo validez hoy. La importancia de la sexualidad orgásmica sigue y seguirá siendo grande'.

Joven psicólogo

Wilhelm Reich nació el 24 de marzo de 1897 en el seno de una familia judía propietaria de tierras. Tras la temprana muerte de sus padres, el joven Reich se hizo cargo de la finca a comienzos de la Primera Guerra Mundial, pero en 1915 tuvo que huir de los rusos y se sumó al Ejército.

Después de la guerra inició en Viena estudios de medicina y mostró gran interés por las teorías de Sigmund Freud. Reich destacó tanto que ya con 23 años fue admitido en la Sociedad Psicoanalítica de Viena. Con apenas 22 años había comenzado a tratar pacientes.

En el círculo más cercano a Freud, de quien fue uno de los más estrechos colaboradores durante más de diez años, escribió textos fundamentales sobre la teoría psicoanalítica, aunque alejándose cada vez más de su mentor.

Términos como teoría del orgasmo, política sexual (sexpol) u 'orgón' (que combina organismo y orgasmo) están unidos a su nombre. Junto con Freud, Reich es el científico que más textos publicó sobre el psicoanálisis.

Críticas al fascismo

En 1930 se trasladó a Berlín, donde ingresó al Partido Comunista, pero tres años más tarde fue expulsado entre otras cosas por sus polémicas teorías. Tras la toma de poder de Adolf Hitler en 1933, huye primero a Viena. En septiembre de ese mismo año aparece 'Psicología de masas del fascismo' y se ve obligado a huir a Dinamarca, recorre media Europa en busca de asilo y al final acaba en Oslo.

En 1934 fue expulsado de la Asociación Psicoanalítica Internacional en el décimo tercer congreso celebrado en Lucerna, a pedido de Sigmund Freud. Más tarde se dijo que Freud intentó con ello evitar que el psicoanálisis fuese prohibido por el nazismo.

Después del inicio de la Segunda Guerra Mundial, Reich emigró en 1939 a Nueva York. En Estados Unidos se aleja cada vez más del psicoanálisis tradicional, desarrolla en las dos décadas siguientes métodos propios de tratamiento (vegeto-terapia) e incluso llega a ser considerado candidato al Nobel de Medicina por otras investigaciones.

El misterioso orgón

Sin embargo, luego llega el momento en que cree haber descubierto una nueva forma de energía, que llama 'orgón'. Cuando intenta desarrollar un aparato supuestamente para acumular esta energía, entra en conflicto con la justicia estadounidense y una corte lo condena en 1956 a dos años de cárcel.

Reich muere el 3 de noviembre de 1957 oficialmente por un problema cardíaco, aunque no se hace ninguna autopsia y todos los documentos relacionados con su muerte desaparecen.

Antes de fallecer, el científico había ordenado que su herencia intelectual fuese publicada 50 años después de su muerte. Por ello, numerosos documentos podrán ser estudiados por primera vez este mes tras su entrega por parte de la biblioteca de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard.

'Creemos que allí hay muchos escritos para analizar', afirma Renate Hochmaier, del Instituto Wilhelm Reich de Viena. Podrían ayudar, según opina, a aclarar numerosos malentendidos que empañan la imagen de Reich ante la opinión pública.

DW recomienda