Reconoce David Cameron ″crisis de confianza″ por escuchas y sobornos | Europa | DW | 20.07.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Reconoce David Cameron "crisis de confianza" por escuchas y sobornos

"Asumo la responsabilidad", dijo el primer ministro británico al comparecer ante el Parlamento por el caso de escuchas y corrupción que podría involucrar a su ex asesor de comunicación. Formarán comisión investigadora.

default

El primer ministro británico, en foto de archivo.

El primer ministro británico, David Cameron, lamentó hoy retrospectivamente la contratación de su asesor Andy Coulson, presunto implicado en el escándalo de escuchas ilegales del imperio mediático de Rupert Murdoch.

De haber sabido lo que ahora sabe, dijo Cameron en una sesión extraordinaria del Parlamento, no habría designado al exredactor jefe del extinto "News of the World" como jefe de comunicación de su Gobierno. "Fue mi decisión y asumo la responsabilidad por ello", agregó.

El primer ministro británico defendió sus encuentros con representantes del grupo mediático de Rupert Murdoch en Reino Unido, News International, diciendo que siempre se cumplió con el "código ético".

Nunca hubo "conversaciones inapropiadas", dijo Cameron en su comparencia en la sesión extraordinaria del Parlamento.

En un duro intercambio, la oposición acusó a Cameron de tener vínculos estrechos con el grupo de Murdoch, entre otras personas con Rebekah Brooks, exjefa de la rama británica de la compañía.

El primer ministro recalcó también que siempre pidió quedarse al margen de la decisión sobre si se autorizaba la venta del canal privado BSkyB a News International. Y así fue, enfatizó.

Cameron, sin embargo, reconoció que se han cometido varios errores en el escándalo por escuchas ilegales y corrupción que llevó hace poco al cierre del tabloide "News of the World". Hay un "historial de alertas no oídas", dijo sobre los indicios previos del caso.

El primer ministro lamentó también el actual revuelo por el caso, pero defendió la presunción de inocencia de Coulson. Se tiene que probar primero que es culpable, señaló.

Cameron está siendo duramente criticado porque se estima que su exasesor conocía las prácticas de realizar escuchas ilegales y pagar sobornos durante el tiempo que trabajó para el "News of the World". Coulson renunció en enero a su cargo en el Gobierno.

El premier, por otro lado, reconoció que el escándalo en torno al imperio mediático de Murdoch ha "dañado gravemente la confianza de la opinión pública en la policía y la prensa".

Por ello, pidió, la comisión judicial que investigará próximamente lo ocurrido debe ocuparse no sólo de las prácticas habituales en los diarios, sino también en los canales de televisión y las redes sociales.

La comisión será presidida por un juez y está previsto que cuente entre sus miembros con ex periodistas de grandes grupos mediáticos. El primer informe se publicará en 12 meses.

Investigarán también en Australia

La primer ministra australiana, Julia Gillard, aseguró hoy que el imperio mediático de Rupert Murdoch también tendrá que contestar a "cuestiones difíciles" en el país de orígen del magnate de la prensa.

"Cuando se han espiado los teléfonos de la gente, cuando uno ha visto como ha sufrido la gente (...) creo que todo esto hará que en nuestro país la gente se plantee algunas preguntas sobre News Ltd (empresa de Murdoch en Australia)", dijo Gillard.

El gobierno en minoría de la mandataria australiana ha criticado duramente a News Ltd, sobre todo al diario "Daily Telegraph", desde que se destapó el escándalo de espionaje a víctimas del crimen y el terrorismo.

La primera ministra se negó sin embargo a comentar la comparecencia de Murdoch el martes ante una comisión del Parlamento británico.

"No voy a entrar en comentarios sobre la declaración, pero creo que los australianos (...) están volviendo la vista hacia News Ltd y esperando a que respondan algunas cuestiones difíciles", apuntó Gillard.

El director de News Ltd, John Hartigan, aseguró que en Australia no se produjeron capítulos similares a los de Reino Unido. Aún así, ordenó revisar los pagos de los últimos tres años. Además, se mostró dispuesto a colaborar con el Gobierno si este decide abril una investigación.

DPA

Editor: Enrique López

DW recomienda