1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa al día

Rajoy aclara conversación con Trump sobre América Latina

El jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, habló de "buena interlocución", pero no se ofreció al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, como mediador ante América Latina, afirma.

El jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, no se ofreció al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, como mediador ante América Latina, pero sí le planteó que las relaciones con esta y otras zonas del mundo, hacen de España un país que puede ayudar a resolver muchos problemas que hay en el contexto internacional, según se conoció hoy.

En una entrevista en Televisión Española, Rajoy se refirió a la conversación telefónica que mantuvo con Trump el pasado 7 de febrero, y frente a la interpretación de que se ofreció como mediador en sus problemas con Latinoamérica o Europa, ha hecho una aclaración.

"Yo no me ofrecí como mediador de nadie. Probablemente no nos explicamos nosotros bien. Yo dije, precisó, que tenía una buena interlocución en América Latina y teníamos una historia que nos une, unos afectos compartidos, lazos de toda suerte y muy buenas relaciones".

Así, ha recordado que España es, tras Estados Unidos, el segundo país del mundo que más invierte en Latinoamérica. Y ha añadido que explicó también a Trump la posición de España en la Unión Europea y las magníficas relaciones con los países del norte de África.

"Eso convierte a España en un país que puede ayudar a resolver muchos problemas que haya en el contexto internacional", ha señalado antes de considerar razonable que él defienda la importancia que tiene España.

"Salvo que sea un genocida"

Rajoy ha dicho que la conversación fue cordial y que desea tener unas buenas relaciones con Estados Unidos aunque pueda haber posiciones distintas en algunos asuntos, momento en el que ha recordado su respaldo al libre comercio y a que se cumplan los acuerdos sobre el clima.

Ante las críticas a que el Gobierno está siendo blando con las primeras decisiones de Trump, ha explicado que, como jefe del Ejecutivo, una de sus obligaciones es llevarse bien con todo el mundo y no generar dificultades al tiempo que defiende los intereses de España.

Yo soy el presidente del Gobierno. Si estuviera en mi casa y fuera abogado, probablemente podría decir otras cosas. Yo, ni critico al presidente de Estados Unidos, ni al presidente de Rusia ni al presidente chino ni de ningún país porque no tiene sentido, salvo que sea un genocida y ataque a las personas", añadió (efe).