1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

“Que los ojos del mundo miren hacia Venezuela”

En un almuerzo organizado por una fundación europea en Bruselas una delegación de la “Mesa de Unidad Democrática” pidió apoyo para unas elecciones parlamentarias que pueden ser “la llave para una solución pacífica”.

Una de las manifestaciones del fin de semana en Caracas.

Una de las manifestaciones del fin de semana en Caracas.

Con vistas a que Venezuela celebrará elecciones parlamentarias a finales de 2015, “venimos a señalar que nuestro país entra en una fase crítica. Es perfectamente previsible que la agudización de la crisis económica implique una agudización de la conflictiva social”, explicó en Bruselas a DW Jesús Alberto Torrealba Rodríguez, secretario ejecutivo de la opositora “Mesa de Unidad Democrática”.

Este grupo opositor que tiene al frente a Henrique Capriles, contendor del actual presidente Nicolás Maduro en las últimas elecciones, aglutina diversos movimientos de diverso tono del espectro político; de su gira por Europa espera atraer la atención a lo que sucede en su país. También subraya su esperanza de que Caracas solicite formalmente una misión de observación electoral de la UE.

¿Observación o acompañamiento electoral?

El punto conflictivo en este caso es que Caracas, en 2010, eliminó la figura del observador internacional en el reglamento electoral venezolano; la reemplazó por la de “acompañante internacional”. “Esto se traduce en una suerte de turismo electoral”, explica Torrealba, pues “el delegado internacional llega, se toma la foto y se va”.

Venezolanische Opposition beim European External Action Service

Grupo de la Mesa de Unidad Democrática en el Servicio Europeo de Acción Exterior

Por el contrario, las misiones de observación electoral –que se desplazan a los países que las solicitan- se despliegan al país observado varias semanas antes de los comicios, verifican el proceso en todo el país, están presentes en el conteo de los votos y permanecen en el terreno hasta que presentan su informe.

Tanto Torrealba como Edmundo González Urrutia, exministro de Asuntos Exteriores de Venezuela y miembro de MUD, subrayan la importancia de una misión electoral de largo plazo (como las de la OEA, la UE o las del Centro Carter), que de acuerdo a los patrones establecidos, siga de cerca un proceso, que se prevé no exento de conflictos.

Los violentos incidentes postelectorales en 2013 –en parte, debidos a que el candidato Capriles no aceptaba el estrecho margen en los resultados-, los cruentos acontecimientos callejeros de 2014 –de los cuales en buena medida el gobierno acusa a la oposición de haberlos instigado- y la reciente protesta social son los antecedentes directos. “Tenemos interés en que los ojos del mundo sigan pendientes de Venezuela”, apunta González Urrutia.

Fue el informe europeo del proceso electoral de 2006, cuentan los miembros de la delegación de la MUD, el que llevó a Caracas a calificar de injerencia a las misiones de observación. Aunque el respeto a la ley, la transparencia en el conteo y la atmósfera pacífica fue acreditada por los observadores (154 en total), se identificaron áreas conflictivas: la existencia de fuerte publicidad institucional, el desbalance de noticias en los medios –con mayor espacio para la versión oficial- y la participación de personal estatal en la campaña.

El petróleo y la pobreza

Con todo, la holgura con la que ganaba las elecciones el difunto presidente Hugo Chávez le concedía legitimidad internacional a los procesos electorales. No así la situación actual: el escaso margen con el que ganó Nicolás Maduro y la difícil situación económica por la que atraviesa Venezuela hacen de las siguientes elecciones un polvorín, dicen los representantes de la MUD.

“Cuando Chávez llegó al poder la pobreza estaba en el 42%. A lo largo de ese período con la bonanza petrolera extraordinaria el gobierno dio subsidios, transferencias, regalos. En el último año de su gestión, en 2012, la pobreza era del 23%. En 2013 subió al 29%. Y en 2014, al 40%”, explica por su parte, José Angel Guerra Brito, economista, catedrático de Universidad Central de Venezuela.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro.

A la inflación del 70%, la reducción del rendimiento económico también debido a la caída de los precios del petróleo, el analista suma que el nucleo duro de la pobreza –que se quita con emprendimiento y capacitación- nunca bajó. “Hemos perdido el boom del petróleo. Con una economía en recesión, con los precios de alimentos subiendo en un 100%, el resultado no va a ser otro que el aumento de la pobreza”, afirma el analista de la MUD. “El modelo económico se agotó, está exhausto”, agrega Guerra Brito.

¿La llave?

Así las cosas, en este año electoral, “que la oposición hable del desabastecimiento, de la crisis social, del costo de la vida, es normal. Es miope intentar entenderlo como un intento de desestabilización”, responde a DW Miguel Alejandro Pizarro Rodríguez, miembro de la Asamblea Nacional. Las detenciones arbitarias durante las manifestaciones y protestas han sido su foco de preocupación.

Por todo ello, la delegación de la MUD –que abandonó en mayo la mesa de diálogo ofrecida por el presidente Maduro- solicita en Bruselas su acompañamiento en, así Torrealba Rodríguez, “unas elecciones que podrían ser la llave de la solución pacífica a la crisis venezolana”.