1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

¿Química alemana para armas sirias?

Siria habría recibido equipos y sustancias alemanas necesarias para producción de armas químicas en los años 80, época en la que algunos hacían negocios sin escrúpulos con dictadores.

Según afirmaciones de medios como el Süddeutsche Zeitung y Norddeutsche Rundfunk, empresas alemanas habrían asistido al régimen sirio en la producción armas químicas. Basandose en una lista recibida por la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPCW), al parecer se produjeron 50 entregas de material sospechoso entre 1982 y 1993. Entre el material entregado había productos químicos, reactores revestidos de teflón, conductos válvulas, sistemas de control, detectores de gas y un sistema de lavado químico. Sobre qué empresas estarían implicadas, todavía no se ha publicado información.

En concreto, el único producto químico exportado que menciona el Süddeutsche Zeitung es el Cloruro de Tionilo, un ácido con azufre normalmente usado para la producción de gas nervioso. Pero el Cloruro de Tionilo también es importante en la industria química. Por ejemplo, para productos farmacéuticos, insecticidas o la fabricación de determinados tipos de baterías.

Este ácido pertenece al grupo de los llamados “productos de uso doble”; es decir, destinados al uso civil y al militar. “La Convención de Armas Químicas y sus países miembros conocen el riesgo de este producto y hasta ahora no se planteó poner barreras a su exportación”, aclara el experto en armas químicas Jean Pascal Zanders. Como argumento, el uso de ese producto está bastante extendido para la producción civil.

Ventas en la década de los 80

Sin embargo, al tiempo de las exportaciones mencionadas todavía no había una Convención de Armas Químicas. La ley de control actual está en vigor en Alemania desde 1993, justo cuando cesó la entrega de dichos productos a Siria. Desde entonces, en Alemania está prohibida la exportación de algunos productos químicos o controlada por el Estado en el caso de otros productos utilizados para la producción de armas. Es el caso del Cloruro de Tionilo, para el que solo hace falta un permiso de exportación.

Symbolbild Chemiewaffen

Gas Sarín... ¿también con sustancias alemanas?

Según las referencias publicadas, la venta de sustancias se habría realizado en un momento adecuado. Durante los años 80, algunas empresas germanas no tenían escrúpulos a la hora de vender productos y piezas para la producción de armas de destrucción masiva a figuras sospechosas como Sadam Hussein y Muamar al Gadafi.

Negocios arriesgados

En enero de 1989 se descubrió el negocio poniendo bajo presión al entonces canciller Helmut Kohl. Dos periodistas del New York Times descubrieron que la empresa Imhausen había vendido una planta para la producción de gas Mostaza y gas Nervioso a Gadafi. “Auschwitz en la arena”,se titulaba el reportaje del periódico estadounidense. Un año después, varios directores terminaron condenados por incumplir las leyes de comercio exterior.

En aquel entonces, también el gobierno tuvo dificultades porque, supuestamente, el Servicio de Inteligencia Alemán (BND) sabía de la “fábrica de gas venenoso en Rabta” desde 1985. Según el Süddeutsche Zeitung, el BND también estaría bajo sospecha en el caso de Siria, con conocimiento de dichas prácticas desde mitad de los años 80.

Lección recibida

Según el experto Zanders, Alemania aprendió de estos casos: “Según lo que vi en los últimos 15 años, Alemania y otros países de la Unión Europea fueron impulsores activos de la Convención de Armas Químicas y Biológicas”. También el Süddeutsche Zeitung apunta a que Alemania aumentó los controles a las exportaciones. Ahora, las autoridades competentes son “controladores reales”.

Para Alemania, no es la primera vez que está bajo sospecha de haber prestado apoyo a la producción de armas químicas en Siria. En el pasado septiembre, el gobierno federal confirmó la exportación entre 2002 y 2006 al país de sustancias químicas que podrían ser utilizadas para la producción de gas Sarín. Pero también en este caso se trataba de una sustancia de doble uso con permiso de exportación. Para ser usada tanto en la industria petrolífera como para fabricar pasta de dientes.

DW recomienda