1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

¿Qué pasa con los republicanos anti Trump?

Hace menos de un año, muchos predijeron el fin del partido republicano. Parecía que las elecciones iban a producir una fractura irreparable. ¿Qué ha pasado con la resistencia interna ahora que Trump es presidente?

A primera vista, la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC por sus siglas en inglés), que se celebra entre el 22 y el 25 de febrero de 2017, parecía que iba a ser un evento lleno de amor. Amor por el país, por Trump, por tener bajo control las dos cámaras, la presidencia y la mayoría de los gobiernos locales del país. Los asistentes a la conferencia parecían estar todavía bajo los efectos de la euforia de la victoria electoral, impertérritos ante los reportes de los principales medios de comunicación acerca del caos de la Administración y el clamor de la izquierda contra las controvertidas órdenes ejecutivas de Trump.

No hay señales de que el partido esté en las últimas, y eso es lo que los expertos habían predicho de haber perdido Trump las elecciones en noviembre de 2016. Mark Levin, un importante moderador de radio conservador, dice a Deutsche Welle que, "por supuesto” hay divisiones dentro del partido, pero que los republicanos están unidos frente a sus oponentes.

Levin apoyó abiertamente el movimiento anti Trump durante las primarias republicanas de 2016, pero cuando la carrera electoral se redujo a Trump versus Hillary Clinton, se inclinó por Trump y lo respaldó. "Siempre va a ver gente que se oponga al presidente”, dice Levin. "Incluso dentro del partido. Pero eso no es tan infrecuente”.

 ¿Qué fue del movimiento de la derecha radical?

¿Amenaza la "derecha alternativa" (radical) la unidad, ahora que parece haber hecho de los republicanos su partido? El rechazo hacia la "derecha alternativa" quedó patente el jueves (23.02.2017) en la CPAC, cuando Richard Spencer, supremacista de la raza blanca, llegó a la conferencia, con sus credenciales en la mano, y fue escoltado hacia afuera entre el revuelo mediático y transeúntes que proferían insultos contra él.

¿Hay otros lugares en los que el frente unido muestra grietas? David Polyansky es actualmente el jefe de personal del senador Ted Cruz, antiguo candidato presidencial que fue uno de los últimos hombres que se opuso a Trump en las primarias. Cuando se le preguntó si veía fracturas en las facciones del partido, Polyansky replicó: "Estamos en el camino correcto. Vamos a derogar "Obamacare” y tendremos un conservador en la Corte Suprema. Tenemos una agenda importante ante nosotros”.

Brian Phillips, que antes trabajaba en el equipo de Cruz, dice que las críticas actuales dentro del partido se deben probablemente más al comportamiento de Trump que a sus acciones como presidente. "Trump seguirá siendo Trump”, dice Phillips. "Es lo que esperábamos. No va a cambiar porque sea presidente. Las críticas por ese tema van a continuar”. Pero, según Phillips, de momento no están descontentos con las medidas de Trump. Chris Wilson, otro antiguo miembro del equipo de Cruz, está de acuerdo: "Trump toma medidas conservadoras. Mientras gobierne como un republicano, y hasta ahora lo ha hecho, las cosas estarán bien”.

DW recomienda