1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Pyongyang le muestra los dientes a Washington

El Gobierno de Corea del Norte advirtió que si el país es atacado, responderá a “cualquier tipo de guerra”. La ONU pide reducir la tensión en la península.

En una conferencia de prensa en la sede de Naciones Unidas en Nueva York, el embajador adjunto de Corea del Norte ante la ONU, Kim In-Ryong, advirtió este lunes (17.04.2017) que su país reaccionará a cualquier provocación y acusó a Estados Unidos de estar empujando a la península coreana hacia la guerra. Mientras, el secretario general de la ONU, António Guterres, llamó a Pyongyang a reducir la tensión tras su último ensayo de misiles.

 

Más información:

-Pence visita zona desmilitarizada entre las dos Coreas en plena tensión

-Pyongyang: fallido lanzamiento de misil

 

Kim dijo que "si EE.UU. se atreve a optar por una acción militar, la República Popular Democrática de Corea (RPDC) está lista para reaccionar a cualquier tipo de guerra que desee Estados Unidos”. El diplomático argumentó que el Gobierno de Donald Trump busca "hacer algo" y por ello está desplegando fuerzas en la región. "Pero la RPDC se mantiene imperturbable", subrayó. Pero "esto ha creado una situación en la que una guerra termonuclear puede desatarse en cualquier momento", destacó.

El representante norcoreano destacó el reciente ataque lanzado por Estados Unidos contra una base aérea siria como prueba de que el Gobierno de Washington es una amenaza para los Estados soberanos bajo el pretexto de trabajar por la paz. "EE. UU. está perturbando la paz y estabilidad globales e insistiendo en una lógica gangsteril", aseguró Kim, que acusó a la administración estadounidense de querer aplicar a su país la misma doctrina que a Siria.

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, durante su visita a Corea del Sur.

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, durante su visita a Corea del Sur.

La determinación de Trump

Por su parte, el secretario general de la ONU, António Guterres, urgió a Pyongyang a "dar todos los pasos necesarios” para reducir la tensión tras su último ensayo de misiles, que consideró "preocupante". "Estamos obviamente muy preocupados por las crecientes tensiones que hemos visto en la península de Corea. Llamamos a todos a redoblar los esfuerzos diplomáticos”, dijo Guterres por intermedio de su portavoz, Stéphane Dujarric.

En tanto, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, advirtió a Corea del Norte de no poner a prueba la determinación de Trump, asegurando que "todas las opciones están sobre la mesa”, en referencia a los programas de armas nucleares que tiene el país gobernado por Kim Jong-un. "Esperamos alcanzar este objetivo (la desnuclearización de Corea del Norte) por medios pacíficos”, dijo Pence en Seúl, donde estuvo de visita antes de viajar a Japón. Agregó que Pyongyang tampoco debería poner a prueba el poder de las fuerzas estadounidenses desplegadas en la región.

DZC (EFE, AFP)

DW recomienda