1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Putin se abstiene de criticar decisión de Trump sobre clima

Según Putin, no merece la pena condenar al presidente estadounidense, Donald Trump, por su decisión, ya que fue su predecesor, Barack Obama, quien decidió entrar en el acuerdo.

El presidente ruso, Vladímir Putin, se abstuvo hoy (02.06.2017) de criticar a su colega de EE. UU., Donald Trump, por abandonar el Acuerdo de París contra el cambio climático.

"Yo no juzgaría a Trump, porque fue el presidente (Barack) Obama quien tomó esas decisiones. Quizás el actual presidente considera que éstas no están debidamente pensadas. Tal vez, piensa que no existen los recursos necesarios", dijo Putin durante el Foro Económico Internacional de San Petersburgo.

"A propósito, deberíamos estar agradecidos al presidente Trump. Hoy, dicen que en Moscú incluso nevó. Aquí (en San Petersburgo) hace frío y está lloviendo. Ahora siempre le podemos echar la culpa a él (Trump) y al imperialismo norteamericano, que siempre tiene la culpa, pero no lo vamos a hacer", bromeó.

Putin, quien hizo estas afirmaciones en medio del aluvión de críticas al anuncio de Trump, admitió que EE. UU. podría haber optado por modificar sus obligaciones sin salirse del tratado, ya que este documento es "un acuerdo marco". "Me parece que ahora no es el momento de hacer mucho ruido al respecto, si no que hay que crear las condiciones para el trabajo conjunto", manifestó.

Campaña antirrusa en Estados Unidos

Abordando otros temas, Putin recomendó tomarse un calmante a aquellos que promueven la "histérica" campaña informativa antirrusa en Estados Unidos. "Esto es histeria y no para. ¿Queréis un calmante? ¿Alguien tiene un calmante? Que se lo den", dijo Putin dirigiéndose al auditorio del Foro Económico Internacional de San Petersburgo, que reaccionó con humor al comentario.

Ver el video 02:10

EE. UU. abandona el Acuerdo de París

Se refería a la "histeria" provocada por los contactos mantenidos por el embajador ruso en EE. UU., Serguéi Kisliak, antes de que el equipo de Donald Trump llegara al poder en enero pasado y que les costaron el cargo a varios colaboradores del nuevo presidente.

Putin recordó que a Kisliak le acusan de haberse reunido con ciertas personas: "¿Se han vuelto totalmente locos? Eso es el servicio diplomático". "¡Pues vaya catástrofe! Nuestro embajador se ha reunido con alguien. ¿Y qué debe hacer un embajador? Es su trabajo, para eso se le paga. Debe celebrar reuniones, discutir asuntos y llegar a acuerdos", declaró. Putin llamó "a poner fin a esas habladurías inútiles y dañinas", ya que opinó que "se está trasladando las luchas políticas internas de EE. UU. a la arena internacional".

"El derecho del fuerte"

Respecto a Corea del Norte, Putin argumentó que el país asiático no tiene más remedio que desarrollar armas nucleares para defender su soberanía ante la amenaza del uso de la fuerza por parte de Occidente. "Mientras no tengamos unas reglas iguales para todos, mientras se siga imponiendo el derecho del fuerte, tendremos problemas como el de Corea del Norte. Los países pequeños no ven otra forma de defender su independencia, seguridad y soberanía", dijo. El jefe del Kremlin acusó a Occidente de "destruir" Irak y Libia, de "casi lograrlo en Siria" y de llevar a "una situación terrible a Egipto y Túnez, por no hablar de otros países, como Somalia".

FEW (EFE, dpa)

 

 

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema