1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Puerto Rico: más allá de la postal de isla caribeña

A pesar de que Puerto Rico ha sido uno de los más prolíficos productores del “sueño americano”, personificado en sus exitosos artistas, la suerte de su país como nación y Estado ha sido opacada por su estatus.

Playa en Puerto Rico.

Playa en Puerto Rico.

Su presidente es Barack Obama, aunque su territorio no pertenezca, del todo, a Estados Unidos. Sus ciudadanos además, no pueden votar por su candidato a la Casa Blanca si no tienen residencia en alguno de los 50 estados de la Unión o en el Distrito de Columbia. Puerto Rico solo aparece como país en los catálogos que ofrecen vacaciones en una isla caribeña de vida paradisiaca.

Sobre la vida real de los puertorriqueños, se habla o se conoce poco cuando el mundo se refiere a América Latina o el Caribe. La misma Alemania no tiene allí una embajada, como en un Estado soberano, sino una “representación”.

Estos 10 y 11 de abril de 2015 se celebra la VII Cumbre de las Américas en Panamá y, será la primera vez, que asistan 35 delegaciones, entre países de la Organización de Estados Americanos (OEA) y otros invitados. Mientras la búsqueda de Puerto Rico en esa lista es infructuosa, la Ciudad del Vaticano aparece como uno de los primeros en confirmar su asistencia. Puerto Rico desaparece tras el nombre de Estados Unidos.

Sin voz en el foro de la sociedad civil

Sea como sea, los habitantes del continente americano hablan en Panamá de "Prosperidad con Equidad” como un “desafío”. La cumbre es antecedida por cuatro “foros paralelos”: uno académico, otro empresarial, uno de juventud y otro de sociedad civil. Pero, a pesar de que el Foro de la Sociedad Civil y Actores Sociales “busca promover mecanismos de consulta, diálogo e intercambio para la participación de las organizaciones de la sociedad civil y actores sociales”, a un grupo de críticos puertorriqueños les fue negada la participación, según teleSUR en su página virtual.

“Solicitamos la acreditación al foro social de la OEA, cumplimos con todos los requisitos y recibimos una carta en inglés informándonos que debido a que estaban tratando de hacer un balance geográfico, temático y de género, se nos había excluido la participación”, dijo a teleSUR la abogada Wilma Reverón, copresidenta del Movimiento Nacional Independentista Hostosiano de Puerto Rico en entrevista para dicho canal.

¿Cómo es posible que la colonia más antigua del mundo, que tiene el pueblo más numeroso del mundo que vive aún bajo colonialismo no tenga una voz, una participación en un foro social que quieren tildar de democrático”, habría respondido la crítica puertoriqueña.

¿La última colonia?

Barack Obama en Puerto Rico

Barack Obama en Puerto Rico

Aunque parezca una coincidencia con la Cumbre de la OEA, la cinta que se estrena este fin de semana en Nueva York tiene mucho que ver con la invisibilidad de Puerto Rico más allá de Panamá. El cineasta puertorriqueño Juan Agustín Márquez presentará "The last colony", un documental en el que hace un repaso de la historia política de Puerto Rico, desde la llegada de las tropas de EE.UU. a la isla en 1898 hasta el plebiscito de 2012. Con esta cinta, Márquez quiere dar a conocer la historia de su país y su estatus político.

Puerto Rico es, en efecto, un fenómeno en el continente americano, toda vez que, a pesar de ser hispanohablante, no es considerado por muchos estudiosos como un Estado latinoamericano. Una de las probables razones por las que en institutos de estudios regionales de Alemania, o incluso de países latinoamericanos, no hay especialistas en Puerto Rico. La paternidad de Estados Unidos parece impedir o borrar la percepción de Puerto Rico como país latinoamericano.

¿Quién gobierna en Puerto Rico?

Alejandro García Padilla, gobernador de Puerto Rico.

Alejandro García Padilla, gobernador de Puerto Rico.

Puerto Rico es, oficialmente, un Estado Libre Asociado (ELA) de EE.UU. desde el 25 de julio de 1952. La isla de Puerto Rico fue tomada por España como colonia en 1508, hasta que en 1898, tras la Guerra Hispano-Americana, tuvo que cederla a los Estados Unidos. Hoy es Puerto Rico un estado semi-autónomo. La política nacional está en manos del Parlamento puertorriqueño, el jefe de gobierno interno es el Gobernador, actualmente Alejandro García Padilla, su Jefe del Estado es, sin embargo, el Presidente de Estados Unidos. La política exterior de Puerto Rico es determinada por el Departamento de Estado en Washington.

Un estatus defendido por el gobernante Partido Popular Democrático de García Padilla. El principal partido de la oposición, el Partido Nuevo Progresista, aboga por que Puerto Rico se convierta en el estado número 51 de EE.UU., mientras que el minoritario Partido Independentista Puertorriqueño respalda la independencia para la isla.

Justamente la idea del cineasta Juan Agustín Márquez es “exportar el debate del estatus de Puerto Rico y buscar que EE.UU. reaccione y formule su postura sobre la posición política de la isla”, explica Márquez a efe.

De puertas hacia afuera, de puertas hacia adentro…

En la consulta de 2012, el 54 % de los votantes rechazó el actual estatus de semi-autonomía, pero en una segunda pregunta destinada a quienes lo rechazaron, el 61,1 % abogó por la anexión a EE.UU., el 33,3 % por el Estado Libre Asociado Soberano (opción que añadiría más autonomía al actual modelo) y solo el 5,5 % por la independencia.

Si bien Puerto Rico es una isla en el continente americano, la canción "I like to be in America", del musical West Side Story, que apunta al anhelo de los 3, 8 millones de puertorricanos por una vida mejor en Estados Unidos, es también la descripción del dilema de muchos boricuas que “de puertas hacia afuera se sienten estadounidenses y de puertas hacia adentro latinoamericanos católicos que hablan castellano”, destaca Ulrike Jansen, en la revista latinoamericanista “Matices”, publicada en Colonia.

Amén de las luchas a favor o contra el estatus de cuasi colonia, lo que parece interesarle más a la mayoría de los puertorriqueños no es tener el mismo prefijo telefónico ni el mismo presidente que Estados Unidos sino tener los mismos derechos.

José Ospina-Valencia