1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Puerto Rico anuncia un primer impago de su deuda, aunque menor de lo esperado

De los 900 que cumplen en enero, dejará de pagar 37 millones de dólares. El gobernador de la isla afirma que toma la medida "para proteger a los puertorriqueños de las consecuencias de un impago general".

"No vamos a hacer los pagos. No tenemos los recursos disponibles", dijo el gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, en una rueda de prensa convocada este miércoles (30.12.2015) para anunciar que su país incurrirá en un impago de deuda este primero de enero. Era algo con lo que los analistas contaban desde hace semanas por la anunciada falta de liquidez del gobierno. La única incógnita era la cuantía del impago: 37 millones de dólares. La medida, dijo García Padilla, permitirá atender a proveedores estatales y prestar servicios a la población.

En reacciones recogidas por la prensa puertorriqueña, el presidente del Partido nuevo Progresista (PNP), residente en Washington y candidato a la gobernación, criticó duramente la medida. "Hoy es un día nefasto para Puerto Rico", dijo Pedro Pierluisi, quien acusó al Ejecutivo de Padilla de provocar "el primer impago masivo de las obligaciones financieras del Gobierno de Puerto Rico en su historia". "Las consecuencias de esta irresponsabilidad serán bien duras para todos los puertorriqueños”, afirmó Pierluisi.

Una deuda de 72.000 millones

García Padilla anunció hace cerca de quince días que no se presentará a la reelección para centrarse en el pago de una deuda de 72.000 millones de dólares de la isla. El impago de 37 millones de dólares supone un porcentaje pequeño, si se compara con los más de 900 millones que vencen en enero.

La isla, que es un Estado Libre Asociado de Estados Unidos, no cumplirá con el pago de 35,9 millones en bonos de la Autoridad para el Financiamiento de la Infraestructura de Puerto Rico (PRIFA, por sus siglas en inglés), así como tampoco con 1,4 millones de dólares más en bonos de la Corporación para el Financiamiento Público (PFC, por sus siglas en inglés).

"Estas decisiones que he tomado son para proteger a los puertorriqueños de las consecuencias de un impago general", dijo Padilla, para dar a entender que la medida permitirá la prestación de servicios esenciales, aunque se saldarán otros vencimientos para evitar el abismo que supondrían las reclamaciones judiciales. Unas reclamaciones que no se descartan en el futuro y para las que la administración puertorriqueña dice estar preparada.

LGC (EFE / El Vocero)


DW recomienda