1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Prueba superada

La aprobación del Tratado de Lisboa por parte del Senado de la República checa es vista por la opinion pública como un paso importante en la posible implementación de las reformas que necesita el bloque comunitario.

default

Celebración en Praga por la entrada a la Unión Europea, en 2004.

El Frankfurter Rundschau, de Fráncfort del Meno: „La República Checa se ubica en el centro de Europa. Con confianza en sí mismos, los senadores checos dieron un paso más hacia la integración, sin temor a la pérdida de soberanía y, sobre todo, sin miedo al presidente Vaclav Klaus. El primer ministro Topolanek, un promotor del Tratado de Lisboa, pudo lograr esta victoria política en sus últimos días como jefe de Gobierno. La joven democracia no cree en hombres fuertes con su miope aislacionismo. El presidente Klaus acaso postergará la ratificación, pero no la puede negar del todo. La República Checa ha alcanzado su sueño de décadas y hoy es, definitivamente, una parte integral de Europa.”

El escepticismo irlandés

El Kölner Stadt Anzeiger, de Colonia: “El obstáculo más severo al cual ha de enfrentarse el Tratado de Lisboa será el segundo referendo en Irlanda. La crisis ha pegado duro al ‘tigre celta'. Las filas frente a las oficinas de desempleo son cada vez más largas. La Unión Europea, y sobre todo el euro, son hoy el ancla de la economía irlandesa. Quizá el ejemplo de Islandia, que pretende entrar cuanto antes a la Unión Europea para poder acceder a créditos internacionales, pueda convencer a los irlandeses de las ventajas que conlleva pertenecer a nuestra comunidad.”

Una presidencia desastrosa

El Neue Ruhr/Neue Rhein Zeitung, de Essen: “Pese al éxito de ayer, la actual presidencia checa del Consejo de Ministros de la Unión Europea es un desastre. La tarea de organizar la colaboración de 27 gobiernos en tiempos tan difíciles se ha visto mermada por las luchas internas de poder a orillas del Moldova. El Tratado de Lisboa, en cambio, permitiría establecer una presidencia de uno a cinco años, que estuviera libre de turbulencias políticas en tal o cual país. Los checos han hecho un favor a todos al mostrarnos cuán necesarias son las reformas.”

Hacia una política europea

El periódico francés Dernières Nouvelles d'Alsace escribe sobre otro momento importante para Europa: las próximas elecciones para el Parlamento Europeo: “Es urgente llevar a cabo elecciones con partidos realmente europeos, en vez de prolongar los cables de la política interna de los países. A fin de que Europa salga fortalecida –a lo cual contribuirá el Tratado de Lisboa-, temas como la crisis, el medio ambiente y otros deben ser vistos primero en su dimensión europea, y luego como asuntos franceses, alemanes o polacos. Pero, ¿quién sería capaz de sacar adelante una campaña electoral con dichos temas? Es un hecho que con ellos se consigue mucho menos atención que con ataques al enemigo político.”

EL/dp/af

Editora: Cristina Papaleo