Prueba fluorescente para detectar bacterias | Salud | DW | 12.04.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Salud

Prueba fluorescente para detectar bacterias

Para detectar gérmenes y bacterias en los alimentos ya no son necesarios equipos sofisticados ni tiempos prolongados. Investigadores buscan ponerlos al descubierto iluminando algunos de sus componentes.

default

Componentes de bacterias E. coli fluorescentes.

No siempre es tan fácil descubrir a primera vista si los alimentos están contaminados con gérmenes o bacterias. Una carne en mal estado, por ejemplo, puede tener buena apariencia. Sin embargo, la realidad puede ser que miles de gérmenes ya se encuentren en su superficie o en el empaque. La detección de gérmenes y bacterias por medio de métodos convencionales se extiende a menudo por varios días. Para ello, los laboratorios requieren equipos sofisticados y también costosos.

Para resolver este inconveniente, investigadores de la Universidad McMaster en Hamilton de Ontario, Canadá, lograron una identificación rápida de gérmenes patógenos. Gracias a un sencillo test, gérmenes y bacterias se iluminan, y comienzan a fluorescer en un tiempo muy corto.

Metabolismo de bacterias, la clave


"Cuando un germen patógeno activa su metabolismo y se multiplica en un medio, segrega un gran número de sustancias en su entorno. Queríamos usar esto", dice Yingfu Li, miembro del equipo de investigación. Para lograrlo, los científicos crearon ADNzimas. Éstas son moléculas artificiales de la información genética, el ADN (ácido desoxirribonucleico), que sólo poseen una hebra. Normalmente, el ADN se compone de dos hebras que forman un espiral.

Infografik ADNzima para detectar bacterias 681x383 SPA

Una ADNzima une el producto resultante del metabolismo, divide su propia hebra, y luego comienza a brillar.

El núcleo del ADNzima es un sólo nucleótido de ARN (ácido ribonucleico), (“R" en la imagen). A su izquierda se encuentra un colorante fluorescente (F). A su derecha está un Quencher (Q), es decir, una molécula que en un principio evita que el colorante fluorescente brille. Cuando el producto del metabolismo se acopla a una ADNzima, el Quencher se divide, y el colorante fluorescente comienza a brillar.

Para el experimento los investigadores crearon una ADNzima que une un producto específico metabólico de las bacterias Escherichia coli, también conocidas como E. coli. A través del proceso, esta bacteria varía su forma y divide su propia hebra de ADN, de tal forma que el Quencher es separado del colorante. El material brillante muestra inmediatamente que en una prueba de laboratorio se hallan bacterias E. coli.

Método fácilmente transferible


Aunque la ADNzima creada sólo reacciona al tipo espécífico de bacterias E. coli, el científico Yingfu Li señala que este método puede ser utilizado universalmente. “En principio se puede encontrar para cada gérmen una ADNzima específica”, dice Li. "Para ello, no es necesario conocer el producto resultante del metabolismo, ni aislarlo de la muestra”, concluye.



Autor: Nicole Scherschun (idw) / Cristina Mendoza Weber
Editora: Emilia Rojas

DW recomienda