1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

Proyecto modelo: de favela a barrio ejemplar

Gracias a un empresario, una fundación y un grupo de estudiantes, uno de los barrios pobres de Dakar podría hacer realidad su sueño de construir casas en lugar de cabañas de chapa.

Samih Sawiris se inclina para observar el modelo de cartón de una vivienda plurifamiliar. “Me gusta, tiene pocas escaleras y las escaleras cuestan mucho”, dice el constructor y millonario egipcio, que con su empresa ya tiene experiencia en levantar pequeñas ciudades. En Baraka, uno de los barrios pobres de la capital de Senegal), Sawiris pretende construir nuevas viviendas para 1.200 personas.

Quiere encontar un compromiso entre el comercio y la ayuda a los pobres, y por eso trabaja con Ute-Henriette Ohoven, embajadora de la UNESCO y responsable de la fundación You.“Conozco a los que viven en Baraka desde hace más de 20 años”, aclara Ohoven. Muchos son refugiados de otros países africanos y tienen miedo a un reasentamiento forzoso. “Pedimos al presidente Macky Sall que les permitiese quedarse y nos concedió un terreno para construir un barrio para estos refugiados”, continúa.

Del microalquiler a la propiedad

Exposición de bocetos en Düsseldorf para reconstruir Baraka.

Exposición de bocetos en Düsseldorf para reconstruir Baraka.

Para llevarlo a cabo, Ohoven y Sawiris idearon un modelo de financiación. La cuarta parte de las casas se venderá a precio de mercado. Del beneficio resultante deberían poder financiarse las demás viviendas, que solo pagarían un microalquiler para acceder poco a poco a la propiedad. Un patrimonio que ya no serán cabañas de madera, sino de viviendas que les permitan vivir como sus otros vecinos de Senegal.

A Diéne Farba Sarr, ministro senegalés de Urbanismo, le gustó la idea y viajó a Düsseldorf para valorar los bocetos. “Es un proyecto importante para Senegal porque sería un test para reestructurar un barrio pobre”, aclara. Hasta ahora, se recurría al reasentamiento forzoso, aunque el ministro Sarr prefiere no llamarlo así: “nos esforzábamos en ofrecer soluciones habitacionales alternativas”, explica. Pero Baraka es un barrio complicado. “Los que están no tienen derecho a vivir allí y hay que buscar soluciones. Es una paradoja, pero soy optimista y creo que nos acercamos a la solución”, concluye el ministro.

Premio al ahorro

Los bocetos fueron presentados por estudiantes alemanes de arquitectura sobre la base de un concurso convocado por la fundación You de Ohoven y la Asociación Alemana de Arquitectura (BDA). Para Sarr destacó especialmente un proyecto con muchas habitaciones pequeñas para cada casa. Así podrán vivir separados los chicos y las chicas. Según Bruno Braun, presidente del BDA en Düsseldorf, “los estudiantes se esforzaron en reflejar las culturas y características de los habitantes del barrio”.”Escucharon con atención al pueblo. Nada de cosas provisionales, sino una vivienda como las de los barrios vecinos”, continúa.

Al final, Braun y sus colegas concedieron el premio como Mejor Concepto General al estudiante Tim Baran. Este proyecto se destacó por remitirse a lo necesario reduciendo los costos, aclara Baran, que espera poder exportar su modelo a otros lugares. Pero además de éste, el jurado también premió a otros tres participantes por sus diseños de las nuevas casas del barrio. Para el jurado, el barrio será más atractivo si conviven diferentes estilos arquitectónicos. Algo que para el empresario Sawiris tiene sentido, puesto que un barrio atractivo genera también mejores ventas y mejor precio. Así las casas se podrán vender a precio de mercado y con el beneficio se podrá transformar Baraka en un barrio ejemplar.

.

DW recomienda