1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Protestas en Rumania por polémica medida del gobierno

El ejecutivo socialdemócrata despenalizó, a través de un decreto de urgencia, algunos delitos de corrupción. Miles de personas salieron a las calles.

De forma espontánea, la noche de este martes (31.01.2017) y la madrugada de este miércoles, miles de rumanos salieron a las calles en Bucarest y otras ciudades del país para manifestarse en contra de la decisión del gobierno socialdemócrata de despenalizar, mediante un decreto de urgencia, una serie de delitos de corrupción, una medida que ayudará al líder del gobernante Partido Socialdemócrata (PSD), Liviu Dragnea.

El político es investigado por violaciones de la ley electoral y por abuso de poder, además de causar daños al fisco por 24 mil euros y ser el centro de una investigación por corrupción. Todo esto ha impedido que el dirigente, de 54 años, se convierta en el primer ministro rumano, a pesar de que su partido ganó las elecciones del pasado mes de diciembre. El decreto se publicará en el Boletín Oficial sin que tenga que pasar por el Parlamento rumano.

"Hemos adoptado el proyecto de ley sobre la amnistía a algunas castigos", declaró el ministro de Justicia, Florin Iordache, al destacar que la nueva legislación se corresponde con las decisiones de la Corte Constitucional del país balcánico. El decreto, que tiene vigencia inmediata, despenaliza delitos por abuso de poder y corrupción si el perjuicio causado es inferior a 44.000 euros, lo que beneficiaría directamente a Dragnea.

Hasta el presidente se opone

A los pocos minutos de conocerse la noticia, miles de personas salieron de forma espontánea a las calles del centro de Bucarest para pedir en medio de gritos como "ladrones" y "traidores" la dimisión del gobierno. A eso de la 1 am de este miércoles, unas 15 mil personas estaban congregadas en la capital. Otros miles se reunieron -según las emisoras locales- en otras ciudades como Cluj-Napoca, Timisoara, Iasi, Brasov y Sibiu.

Un grupo de manifestantes intentó forzar una de las entradas a la sede del gobierno y la policía lanzó gases lacrimógenos para evitar que nadie acceda al edificio, informó el canal de noticias Digi24. Las protestas se han repetido desde hace semanas, y a pesar de que tampoco el presidente de Rumania aprobaba la medida, esta fue adoptada de todos modos. El mandatario Klaus Iohannis, del Partido Liberal Nacional, dijo que "hoy es un día de luto para el Estado de Derecho, que ha recibido un fuerte golpe de los adversarios de la Justicia”.

DZC (EFE, dpa, AFP)

DW recomienda