1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Propuesta indecorosa

Los planes gubernamentales para aumentar las multas por infringir el reglamento de tránsito en Alemania son deshonestas, opinan editorialistas.

default

Sistemas de radar detectan a posibles infractores, en Alemania.

En Alemania surgió una propuesta para aumentar, y de manera drástica, las multas por no respetar las normas de tránsito vehicular. El tema desata una intensa discusión en la opinión pública del país.

El Rheinpfalz, de Ludwigshafen, vierte su punto de vista en el siguiente tono: “No es el monto de las multas lo que determina el comportamiento de quienes se colocan tras el volante. Quien acosa a los demás conductores o se toma una copita de más puede tener buen grado de certeza en cuanto a que no será sorprendido. Hay pocos policías en posibilidad de detectar tales faltas al reglamento. Así que quien solamente incrementa las penas, con el supuesto fin de hacer más seguras a las vialidades alemanas, adopta una perspectiva miope. Faltan controles suficientes y, sin ellos, las altas multas no sirven de nada. »

Que duela

El Bädische Zeitung, de Friburgo, dice al respetco : « Quizá tienen razón, en parte, quienes cabildean a nombre de los conductores cuando manifiestan dudas en cuanto a que se puede disuadir a los automovilistas alcoholizados o acelerados a través de multas más altas. Pero tales infractores son, de hecho, incorregibles. ¿Cómo podría, pues, llamárseles a la cordura ? ¿A través de discursos pacientes por parte de refinados psicoanalistas ? No. Las faltas graves al reglamento deben ser castigadas, y duramente. Su pago debe doler.”

Exprimir a automovilistas

Desde Dresde, el Dresdner Neueste Nachrichten evalúa así la propuesta: „El ministro de Tránsito, Wolfgang Tiefensee, es conocido como un hombre que sabe cómo ganarse el corazón del pueblo. Pero en esta ocasión no ha obtenido más que la animadversión de la opinión pública. Seguramente pensaba que tenía la simpatía generalizada en la bolsa, cuando propuso penar de modo más severo a quienes conduzcan aceleradamente, y con ojos vidriosos, cerca de las escuelas primarias. Y lo hubiera conseguido, si se hubiese limitado a fustigar tales comportamientos. En cambio, propuso incrementar todas las multas y exprimir incluso a aquellos que se estacionaron mal. Esto desvela la verdad : no se trataba en primer lugar de la seguridad ciudadana, sino de recabar más fondos.”

Propuesta deshonesta

El Westdeutsche Zeitung, de Düsseldorf, elabora el siguiente análisis: „Merece todos nuestros respetos la propuesta del ministro Tiefensee, quien amenaza con incrementar drásticamente las multas contra los conductores que rebasen los límites de velocidad, los que acosan a los demás automovilsitas, o los que conducen bajo los efectos del alcohol. Pero al profundizar la lectura del catálogo punitivo se da uno cuenta de que no se trata aquí de aumentar la seguridad en las vialidades sino de allegarse mayores fondos. Esto se llama deshonestidad.”