1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Presupuesto 2013: menos gasto, menos deuda

La economía alemana marcha bien, el desempleo baja y la buena coyuntura permite ahorrar. En Berlín se dio a conocer el presupuesto germano para 2013, que recorta pero no todo lo que algunos quisieran.

Alemania tiene que ahorra si quiere cumplir con sus objetivos de déficit en 2016.

Alemania tiene que ahorra si quiere cumplir con sus objetivos de déficit en 2016.

La primavera ha empezado en Alemania, el sol brilla y los contribuyentes consideran que, pasado el frío invierno, ha llegado el momento de poner la casa en orden: bajo el título “Acción Limpieza de Primavera”, la germana Federación de Contribuyentes propone 30 medidas de ahorro a aplicar al presupuesto nacional.

El listado incluye desde la eliminación de las subvenciones al cultivo de zanahorias orgánicas blancas, amarillas, rojas y violetas y a la producción de zumo de manaza rojo, hasta la supresión del derecho a contar con un coche oficial que actualmente ostentan los ex presidentes del Parlamento alemán.

156 millones de euros calcula la organización que se podrían ahorrar con sus sugerencias. “Son ejemplos”, explicó Karl Heinz Däke, director de la Federación de Contribuyentes, “que deben animar a reflexionar acerca de dónde y cómo se pueden recortar gastos. ¡El Gobierno alemán tendría que aprovechar la buena costumbre de la limpieza de primavera para revisar sus presupuestos!”.

El Gobierno alemán saca el detergente

Wolfgang Schäuble, ministro de Finanzas alemán.

Wolfgang Schäuble, ministro de Finanzas alemán.

Para satisfacción de los representantes de quienes aportan a las arcas públicas, el Gobierno alemán ha sacado los detergentes del armario. El Gabinete berlinés le dio este miércoles (21.03.2012) el visto bueno a un borrador de los presupuestos públicos presentado por el ministro de Finanzas germano, Wolfgang Schäuble, que prevé menos gastos y menos deudas.

Según lo expuesto por Schäuble, el Estado alemán tendrá que hacer frente el próximo año a unos gastos totales de 300.700 millones de euros, casi un 4% menos que en 2012. El nuevo endeudamiento se limitará en 2013 a 19.600 millones de euros, 5.500 millones menos que en 2012. Y eso pese a que se crean partidas antes inexistentes, como el dinero con el que se apoyará a los padres que decidan cuidar de sus hijos en casa en lugar de llevarlos a una guardería.

Son sobre todo la buena marcha económica y el bajo nivel de desempleo los factores que apuntalan las cifras de Schäuble. Pero el ministro también recurre en sus cuentas a la reducción del gasto social: de los 14.000 millones de euros que el Estado alemán transfiere anualmente a las aseguradoras médicas públicas, Schäuble quiere descontar 2.000 millones en 2013, aprovechando que éstas registran superávit. En otros 2.000 millones de euros espera el político cristianodemócrata poder reducir la contribución estatal al seguro por desempleo y en 1.000 millones la aportación de Berlín a la caja de pensiones.

Nunca sale como entra

Uno de los grandes interrogantes es cuánto costará al final la crisis del euro.

Uno de los grandes interrogantes es cuánto costará al final la crisis del euro.

Alemania está obligada a ahorrar si desea que su déficit no supere en 2016 el 3,5% del PIB, objetivo que se fijó el año pasado por ley y que ha exportado a modo de compromiso con la austeridad a otros países europeos. La coyuntura económica germana, al contrario de lo que le sucede a muchos socios comunitarios, es propicia a ejercer esta disciplina presupuestaria. Sin embargo, los alemanes no pueden relajarse en la tarea -que es grande- y aún así, el Gobierno pide para 2012 dinero extra: los mecanismos de rescate de la moneda le han hecho aumentar este año el nuevo endeudamiento en 8.700 millones de euros, elevándolo a un total de 35.000 millones.

Con esto no están todos de acuerdo dentro de la Unión Cristianodemócrata (CDU). Demasiado lentamente se combate el endeudamiento en opinión de algunos compañeros de filas de Schäuble. La misma postura defienden sus socios de coalición, los liberales. Mientras, el principal partido de la oposición, el socialdemócrata (SPD), tilda el boceto presupuestario de propaganda electoral. En 2013 se celebran comicios en Alemania y, de producirse un cambio de colores en el Ejecutivo, teme el SPD encontrarse con unas cuentas inviables.

Que el presupuesto aprobado por el Gabinete germano sea finalmente factible o no dependerá en gran medida de la crisis europea, cuyo desarrollo es todavía un misterio. El borrador se votará los próximos septiembre y noviembre en el Parlamento alemán. Hasta entonces, un sinfín de comisiones debatirá el documento. La sabiduría parlamentaria dice que no hay presupuesto que salga del Bundestag tal y como entró.

DW recomienda