1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Presidencia publica novedades en el proyecto de Tratado de Reforma de la UE

El proyecto del nuevo Tratado de Reforma de la Unión Europea, divulgado hoy por la presidencia portuguesa, incluye un mecanismo para satisfacer las últimas reivindicaciones del Reino Unido en materia de justicia pero no nuevas concesiones a Polonia sobre el voto por mayoría.

Londres ha logrado que se admita su petición de que la cooperación policial y judicial siga siendo intergubernamental durante cinco años a partir de la entrada en vigor del Tratado, prevista para 2009, sin intervención de la Comisión Europea ni del Tribunal de Justicia.

A cambio, se establece un mecanismo para evitar una participación o salida "a la carta" como pretendía Londres.

Esto significa que Reino Unido e Irlanda podrán seguir eligiendo a qué elementos de estas políticas se suman, pero tendrán que señalarlo en un plazo máximo de tres meses después del inicio de cada procedimiento legislativo y se arriesgan a asumir los costes de su eventual retirada.

En cuanto al mecanismo de voto por mayoría cualificada, otro elemento reabierto, en este caso por Polonia, se mantiene sin cambios el sistema acordado en la cumbre de junio.

El mecanismo retrasa al 1 de noviembre de 2014 la entrada en vigor del nuevo sistema de doble mayoría (55% de Estados, 65% de población) para aprobar una decisión que no requiera la unanimidad.

Pero además, durante un periodo transitorio de tres años, hasta 2017, se podrá volver excepcionalmente al actual sistema de voto, cuando lo solicite un grupo de países que con este mecanismo puede bloquear una decisión determinada -y no con la "doble mayoría".

Además, el texto mantiene otros elementos ya conocidos, como que el representante de Política Exterior y Seguridad Común de la UE, puesto que actualmente ocupa Javier Solana, sea a la vez vicepresidente de la Comisión.

También se mantiene que la Carta de Derechos Fundamentales no se aplicará en el Reino Unido.

El proyecto de tratado "representa una solución equilibrada con nuevos progresos en varias cuestiones pendientes", destacó el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, en un comunicado. Barroso reconoció que la Comisión hubiera deseado soluciones "aún más avanzadas" en algunas áreas, aunque no las mencionó, si bien reconoció que el texto acordado "refleja el consenso entre los 27 Estados miembros" de la UE.

Los jefes de Estado y Gobierno de la UE deberán alcanzar un acuerdo sobre el texto en la cumbre de los próximos días 18 y 19 en Lisboa, de forma que pueda ser firmado formalmente a comienzos de diciembre en la capital portuguesa para entrar en vigor en 2009.