1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Presidencia maltesa de la UE, clave para crisis migratoria

En este primer semestre de 2017 Malta quiere ayudar a resolver la crisis humanitaria generada por la migración de cientos de miles de solicitantes de asilo. Su histórica experiencia puede ser útil para una solución.

Joseph Muscat, primer ministro de Malta

Joseph Muscat, primer ministro de Malta

El diminuto Estado insular preside desde este 1° de enero la gestión de las crisis en la UE. El pequeño país tiene siglos de experiencia en manejo de migraciones, por lo que los malteses quieren lograr acuerdos en este campo.

Los paisajes y pueblos Malta son frecuentes escenarios naturales de grandes películas y series como "Juego de Tronos", "Malta Film Commission", "El conde de Montecristo" y "El código Da Vinci", por ejemplo.

Joseph Muscat, ahora el presidente del Consejo de la UE, quiere demostrar el pragmatismo y la gran flexibilidad que caracteriza a los malteses. El socialdemócrata Muscat, desde hace tres años primer ministro de Malta, acabó con el predominio del partido conservador que ha mantenido una estrecha relación con la Iglesia católica allí.

Joseph Muscat quiere forjar compromisos, sobre todo en la política de migración, todas vez que muchos países de la UE se siguen negando a recibir refugiados o solicitantes de asilo. Grecia, Italia y Malta, los países más afectados por la migración a través del Mediterráneo, exigen una pronta distribución de los cientos de miles de peticionarios de asilo aglomerados en estos países.

Restringir la migración de África

Malta es, con 420.000 habitantes, el país más pequeño de la UE, seguido por Luxemburgo. Esta es la primera vez que Malta liderará los asuntos de la Unión Europea, con 500 millones de habitantes. Su primer ministro convocó ya a una reunión en Valleta, capital de Malta, y el tema principal también está cantado: detener la migración de África hacia Europa. Su estrategia es lograr un acuerdo similar al pactado con Turquía.

Todos han pasado por Malta

La migración es un tema histórico para los malteses. Debido a su ubicación geoestratégica en el Mediterráneo, Malta ha sido invadida en varias ocasiones por conquistadores y colonizadores. Pero también miles de malteses han abandonado su país y se han establecido en muchas partes del mundo. Malta ha sido dominada por los fenicios, los romanos, los griegos, los árabes, los italianos, por cofradías, por Napoleón y por los británicos. Todos influyeron en su política, economía y cultura.

Un ejemplo de ello es el maltés, uno de los 24 idiomas oficiales de la UE. Sus raíces son árabes, con grandes influencias del italiano y el inglés. La Iglesia Católica, que el 90% de los malteses dice profesar, es religión estatal con rango constitucional. La Iglesia mantiene muchas de las instituciones educativas en su mano. Sólo desde 2011 existe la posibilidad de divorcio.

Ventajas fiscales para ricos y caza de aves migratorias

Muscat tendrá también que ayudar a negociar el "brexit” con el Reino Unido, que no puede esperar indulgencia de su antigua colonia en el Mediterráneo, como lo aseguró Muscat.

Malta está económicamente bien. El país no ha sufrido las consecuencias de la crisis financiera, a diferencia de Grecia o Italia. El turismo, el comercio y los servicios financieros son las principales fuentes de ingresos.

Pero Bruselas no ve con buenos ojos que las autoridades financieras maltesas ofrezcan ventajas fiscales a consorcios internacionales y el "regalo” de la nacionalidad a ricos inversionistas que pueden entonces moverse por la UE con pasaporte maltés. Los defensores de la naturaleza en Europa critican, por su parte, que en Malta aún no se prohíba la caza de aves migratorias.

DW recomienda