Polvorosa: el lado oscuro de la música “latina” | Música | DW | 05.02.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Música

Polvorosa: el lado oscuro de la música “latina”

Polvorosa es un grupo multicultural: el vocalista y guitarrista chileno vive en España, el bajista es un francés de raíces argelinas y el percusionista es alemán; la de ellos es una relación productiva a larga distancia.

default

En marzo, el trío Polvorosa estará ofreciendo una serie de conciertos en Alemania.

Cuando el grupo Polvorosa comenzó a tocar hace algunos años, su música corría el riesgo de ser catalogada como electropop, aún cuando su sonido estaba aderezado con excéntricos elementos que hacían difícil encasillarlo en una u otra categoría. Hoy día, su repertorio tiende a ser descrito como world music, con todo y que los temas de Polvorosa no sólo se ven influenciados por la cultura de los países de origen de sus miembros.

El músico Momo Hafsi nació en Francia, sus padres provienen de Argelia y sus virtudes como bajista lo han llevado a colaborar en el ámbito de la música global con los grandes de la escena parisina, sobre todo con artistas africanos. El baterista alemán Kersten Ginsberg ha usado sus baquetas para explorar las vertientes musicales más diversas, desde el punk hasta el hip hop, pasando por la world music.

“Poniendo pies en polvorosa”

Daniel Puente

Aunque el cantante y guitarrista chileno Daniel Puente vive en España, el destino lo ha llevado a traspasar muchas fronteras, tanto geográficas como musicales.

Y aunque el cantante y guitarrista chileno Daniel Puente vive actualmente en España, el destino lo ha llevado a traspasar muchas fronteras, tanto geográficas como musicales. Ese espíritu nómada sigue determinando la frecuencia con que este trío se reúne para presentarse en vivo, inspira melodías y ritmos sin nacionalidad específica, y está implícito en el nombre mismo del trío: Polvorosa.

La expresión “poner los pies en polvorosa” alude a la huída precipitada, a la polvareda que levantan quienes, para eludir peligros y salvar el propio pellejo, emigran o se escabullen como pueden; una circunstancia que Puente conoce muy bien. Nacido en Santiago de Chile en 1965, el cantautor de Polvorosa creó una banda de música punk bautizada Los Pinochet Boys en los años ochenta, es decir, en plena dictadura militar.

Los Pinochet Boys

Como la música de los grupos que aparecieron después del auge y la caída de los Sex Pistols, la de Los Pinochet Boys tenía visos vanguardistas por incluir sintetizadores y percusión computarizada; en general, este grupo lucía menos como una banda de rock que como una tropa de irreverentes empeñados en llamar la atención organizando happenings. Y la provocación trajo serias consecuencias para estos artistas incipientes.

Boicoteados y obligados a cambiar tanto el contenido de sus letras como el nombre de la agrupación, varios miembros de Los Pinochet Boys se sintieron persuadidos de “poner los pies en polvorosa”. Daniel Puente había atravesado varios países latinoamericanos cuando decidió alzar vuelo hacia Europa. Madrid, Londres y Berlín fueron sus paradas hasta que el chileno se mudó a Hamburgo y fundó otra extravagante banda: Niños con bombas.

Niños con bombas

Chiles Ex-Diktator Augusto Pinochet gestorben

Puente creó una banda de música punk bautizada Los Pinochet Boys en parodia del dictador chileno.

Niños con bombas cultivaba una mezcla políglota de punk latino, ska y jazz que sólo es comparable con la música de Mano Negra porque el pastiche de ésta última sigue gozando de buena fama en América Latina, Europa y algunos países de África. El sonido de Niños con bombas, en cambio, quedó registrado en un álbum grabado en 1998 cuya relativa popularidad no trascendió las barreras de la escena underground.

Otro aspecto revelado por el nombre del trío Polvorosa es la infatuación de Daniel Fuente con lo que él describe como “los sonidos polvorientos del desierto”, esas serenatas nocturnas entonadas por artistas oscuros como Nick Cave o Stuart A. Staples, los cantantes de blues o los intérpretes de la ranchera mexicana. Esos sentimientos, entre melancólicos y funestos, es lo que Puente busca atizar con la música de Polvorosa.

Oscuras Serenatas

En otras palabras, las letras de las canciones –sobre la vida, el amor y el despecho– y las cadencias que Polvorosa ofrece a los melómanos tienen más que ver con estados de ánimo que conducen a la introspección y a la contemplación, que con aquellos que propician un ambiente festivo; está claro que la de Polvorosa tampoco puede ser etiquetada como música latina para fiestas y que las ambiciones del trío no apuntan en esa dirección.

Cuando estos profesionales se reúnen para tocar exudan una serenidad más bien propia de quienes tienen la música por pasatiempo; como trío, no parecen tener nada que demostrar ni interés alguno en la celebridad o la fortuna que, con suerte, podrían alcanzar si le vendieran el alma a la industria discográfica. Este grupo multicultural se toma las cosas con calma y sus miembros trabajan juntos cuando las circunstancias lo permiten.

De gira por Alemania

Polvorosa

Hafsi, Puente y Ginsberg viven en países distintos casi todo del año. Sobre todo a Hafsi se le dificulta reservar fechas para tocar con Polvorosa.

Puente, Hafsi y Ginsberg viven en países distintos casi todo del año; sobre todo a Hafsi se le hace difícil reservar fechas para encontrarse con ellos. El bajista está de gira o grabando en el estudio con artistas como Mory Kanté o Keziah Jones casi todo el tiempo. En marzo, Polvorosa estará ofreciendo una serie de conciertos en Alemania y muy probablemente contará con un saxofonista hamburgués como refuerzo; con estos ex punks siempre hay que estar preparados para una sorpresa.

Autora: Katrin Wilke / Evan Romero-Castillo
Editor: Enrique López Magallón

DW recomienda