1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Polonia, factor de inseguridad para Europa

¿Podrá el presidente electo de Polonia, Andrzej Duda, emanciparse de su mentor, Kaczynski? Si no lo hiciera, su elección sería una señal negativa para Alemania y para Europa, opina Bartosz Dudek.

Andrzej Duda, presidente electo de Polonia.

Andrzej Duda, presidente electo de Polonia.

A más tardar desde la primera vuelta de las elecciones presidenciales quedó claro que el actual presidente de Polonia, Bronislaw Komorowski –hasta no hace mucho tiempo el político más popular de Polonia- tenía un rival a quien tomar muy en serio: Andrzej Duda, un recién llegado que ahora obtuvo un 52 por ciento de los votos, inclinando así la balanza a su favor en el balotaje.

Bartosz Dudek, redactor jefe de la redacción polaca de DW.

Bartosz Dudek, redactor jefe de la redacción polaca de DW.

Komorowski se durmió en los laureles confiando en su ubicación en encuestas anteriores y no supo evaluar correctamente la situación. Su estilo de estadista era completamente opuesto al de Duda, un candidato más cercano a la gente. Sobre todo el electorado más joven quería un cambio. Debido a la alta tasa de desempleo y a la falta de perspectivas, muchos de ellos apostaron por este político de 42 años y de aspecto juvenil. Por eso, la victoria de Duda es, sobre todo, un voto de castigo para el partido liberal Plataforma Ciudadana, hogar político de Komorowski, que gobierna el país desde 2007. Su derrota podría ser una señal de la victoria del ala nacionalista conservadora en los comicios parlamentarios que se llevarán a cabo en el otoño boreal.

Más que una figura representativa

La elección de Duda podría tener consecuencias negativas para Europa, y en especial para las relaciones germano-polacas, ya que el nuevo presidente, hasta hace poco desconocido, fue elegido por el líder de la oposición, Jaroslaw Kacyznski, a cuyo partido Derecho y Justicia (PiS) representa Duda en el Parlamento Europeo. La era de Kaczynski como primer ministro –desde 2005 hasta 2007- es considerada como el punto más álgido en las relaciones entre Alemania y Polonia en la historia reciente de ambos países.

Su actitud carente de compromiso hacia cuestiones europeas y sus duras críticas a Rusia hicieron que Polonia se convirtiera en un país problemático. Que Duda continúe o no con esa línea política depende de si quiere actuar independientemente de su mentor y de si está en condiciones de hacerlo. El presidente es en Polonia más que una figura representativa. Tiene poder de decisión, especialmente en asuntos de política exterior y de defensa y puede impedir la aprobación de nuevas leyes con su veto. Si Polonia se volviese internamente inestable e impredecible a nivel internacional, eso podría complicar aún más el ya de por sí tenso panorama internacional. Y las elecciones de otoño podrían hacer más real un escenario de ese tipo.

DW recomienda