1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Polémica por obsequio al papa de tallado de Cristo en hoz y martillo

Las redes sociales se convirtieron en escenario de polémica por el regalo que el presidente boliviano, Evo Morales, hizo al papa: una talla donde Cristo aparece crucificado en una hoz y un martillo.

Francisco recibe el obsequio de Evo Morales.

Francisco recibe el obsequio de Evo Morales.

Muchos criticaron en la red social Twitter la relación que el regalo establecía entre el símbolo religioso y los símbolos del ateísmo comunista. "El culmen de la soberbia es manipular a Dios al servicio de ideologías ateas", escribió el obispo español José Ignacio Munilla en Twitter, publicando una foto de Francisco recibiendo el regalo.

Otros funcionarios de la Iglesia y algunos políticos opositores bolivianos acusaron a Morales, el primer presidente indígena del país, de aprovechar la ocasión para exponer su ideología antiimperialista y provocar al Papa.

Pero mientras crecía la controversia, periodistas bolivianos dijeron recordar que el autor original de la escultura de madera fue el padre Jesuita español Luis Espinal. Espinal, un fuerte defensor de los derechos de los mineros, fue asesinado por un grupo paramilitar durante la dictadura de 1980. Poco después de llegar a La Paz, Francisco se detuvo para orar en el lugar donde fue arrojado el cuerpo del sacerdote junto a un camino.

"Un montón de gente no sabía sobre eso"

"Es cierto. Esto es algo que Espinal hizo. El Papa no sabía sobre eso. Yo no sabía sobre eso. Un montón de gente no sabía sobre eso", dijo el portavoz del Vaticano, el padre Federico Lombardi, en una declaración que no estaba programada.

Lombardi, un jesuita como el Papa, dijo que Francisco no había "expresado ningún juicio" sobre la escultura, cuyo original fue realizado en un periodo donde muchos sacerdotes católicos estaban involucrados en movimientos que seguían la Teología de la Liberación en defensa de los pobres.

El sacerdote jesuita Xavier Albó, amigo de Espinal, relató: "Luchó en la nueva cruz, acopló al Cristo de sus primeros votos, con un martillo vertical y una hoz horizontal para expresar el necesario pero huidizo diálogo cristiano marxista, con los obreros y campesinos. El que lo hiciera con el Cristo de sus votos muestra cuán adentro sentía la urgencia de tal diálogo".

También relató que el tallado de Espinal se refería a la huelga de hambre que en enero de 1978 forzó al dictador boliviano Hugo Banzer a convocar a elecciones nacionales en julio de ese año. "Tiene multitud de rostros, simplemente delineados, un hambriento esqueleto en el centro y, en las cuatro esquinas, en diagonal, dos cabezas de animales feroces, una flor y una estrella".

RML (dpa, efe, reuters)