1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Futbol Internacional

Podolski se despide a cuentagotas

El momento de decir adiós a la selección alemana tras once años de vestir su uniforme se aproxima vertiginosamente para Lukas Podolski, un jugador que ha hecho historia pero cuyo rendimiento deportivo es irregular.

A los seguidores de Lukas Podolski, uno de los jugadores preferidos por la afición alemana, el partido amistoso contra Australia de este 25 de marzo les entregó suficientes argumentos para pensar que podrán ver a su ídolo vistiendo el uniforme de la selección durante muchos años más.

Al delantero le bastaron 17 minutos de juego para hacer el gol del empate (2-2) que evitó que el campeón del mundo sufriera en su propia casa una vergonzosa derrota. Así Podolski se convirtió en el cuarto mejor goleador de la historia de la selección alemana (superando a figuras como Jürgen Klinsmann, Rudi Völler y Karl-Heinz Rummenigge); y el tercer futbolista con más apariciones internacionales con Alemania. Además, él es también el más efectivo anotador del actual equipo teutón.

De otro lado, cuando se revisan las últimas temporadas de la carrera de Podolski en la selección, no queda otra alternativa que reconocer que su mejor momento ha quedado atrás, y eso hace ya bastante tiempo. Con excepción del 2013, cuando consiguió dos goles, el delantero oriundo de Colonia viene anotando desde el 2011 apenas una vez por año. Seis goles en 39 partidos disputados a lo largo de un lustro es un balance que deja mucho que desear.

Esto explica lo sucedido con él en el Mundial 2014. Allí Lukas Podolski obtuvo por fin el gran título para el cual había trabajado tan duro durante 10 largos años. De todas formas la alegría de conquistar la Copa del Mundo no dejó de tener un sabor amargo pues en Brasil no alcanzó a jugar ni siquiera una hora.

El entrenador Joachim Löw no contó con él ni en octavos de final, ni en cuartos, ni en la semifinal, mucho menos en la final en Rio de Janeiro. De hecho, desde aquella fecha histórica Podolski no ha sido nunca más titular con Alemania, y la realidad es que su mayor logró ante Australia fue justificar un par de convocatorias más.

Un gesto de amistad

“Lukas Podolski siempre puede reanimar los partidos”, comentó el entrenador Löw la actuación en el juego ante Australia del delantero a quien convocó, de acuerdo a declaraciones suyas al diario Bild, porque “la selección siempre ha sido su refugio y creo que ahora él necesita de nuestra parte el apoyo que se ha ganado”.

Con este argumento Joachim Löw rebatió las críticas a una convocatoria que difícilmente se podía justificar desde el aspecto meramente deportivo. No hay que olvidar que esta temporada Lukas Podolski apenas si acumuló con el Arsenal 110 minutos –sin goles- en la Premiere League antes de tener que marcharse al Inter Milán.

En la Serie A de Italia el jugador alemán tampoco ha conseguido marcar, y sus apariciones han generado duras críticas. Sobre él escribió el prestigioso diario Gazzetta dello Sport : “todo lo hace mal, su imprecisión es insoportable”; mientras su competidor, el Corriere dello Sport aseguró: “Podolski es el peor fichaje del Inter, y quizás el más malo hecho en todo el inverno. Él no entiende a qué juega el equipo”.

Lukas Podolski y Bastian Schweinsteiger han trabajado con el seleccionador Joachim Löw desde su primer día.

Lukas Podolski y Bastian Schweinsteiger han trabajado con el seleccionador Joachim Löw desde su primer día.

Esta historia, sin embargo, no es nueva. Con excepción de su fulgurante despegue en el Colonia, el club de su ciudad natal, y los primeros años con la selección alemana, Podolski no ha destacado y su rendimiento es más de destellos que de constancia. En el Bayern, su primer gran club, decepcionó tras anotar solo 15 goles en tres temporadas y antes de terminar en el baúl del olvido en Múnich optó por regresar a sus modestos orígenes. Allí resurgió, interesó a Inglaterra a donde se marchó para nuevamente desilusionar, al igual que lo hace ahora en Italia.

Destinos paralelos

Pese a ello, él es el jugador que más ha utilizado el seleccionador Joachim Löw en todo el tiempo que lleva al frente de Alemania, en donde Lukas Podolski, junto a Bastian Schweinsteiger, es actualmente el “abuelo” del equipo. Ellos dos son los únicos integrantes del actual equipo campeón del mundo que llevan más de una década vistiendo su uniforme, un honor que solo han alcanzado las máximas leyendas del balompié teutón entre las que se cuentan Lothar Matthäus, Franz Beckenbauer, Fritz Walter, Paul Breitner, Sepp Maier, y sus excolegas Miroslav Klose y Philipp Lahm.

Curiosamente Schweinsteiger y Podolski llevan casi toda la carrera profesional compartiendo su destino, pues no solo han estado junto al entrenador Joachim Löw desde el primer día de trabajo, sino que su debut en la selección ocurrió simultáneamente en un partido amistoso contra Hungría. Aún así, hoy, después de 11 años de acompañarse por el mismo camino, es claro que la despedida de ambos no se dará al mismo tiempo.

Mientras Schweinsteiger viene en ascenso en la selección, de la cual ahora es capitán y líder deportivo; Podolski cada vez es menos importante en un equipo al que le aporta más fidelidad que fútbol. El delantero del Inter de Milán ha tenido que darse por satisfecho con ser un asiduo residente del banco de suplentes de Alemania, una recompensa a su pasado, porque viendo su presente es evidente que no tiene futuro en el equipo.

DW recomienda