Pinturas falsas por 16 millones de euros | Cultura | DW | 01.09.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

Pinturas falsas por 16 millones de euros

Cuatro alemanes protagonizan una de las historias de falsificaciones de arte más escandalosas de los últimos años. Engañaron a expertos reconocidos y vendieron obras por casi 16 millones de euros.

Das Auktionshaus Lempertz hat 2006 das Gemälde „Rotes Bild mit Pferden“ von Heinrich Campendonk für die Rekordsumme von 2,88 Millionen Euro (2,4 Millionen Zuschlagspreis) versteigert.

"Cuadro rojo con caballos" de Heinrich Campendonk de la colección Jägers.

Inventaron una historia para justificar su amplia colección de pinturas. Hicieron agujeros de gusano en la madera para fingir antigüedad y putrefacción. Consiguieron clavos oxidados para darle credibilidad a la puesta en escena. Y según los investigadores, pusieron al menos 43 obras pictóricas en el mercado. Esa es la increíble trama que armaron cuatro alemanes para sustentar el lucrativo negocio que montaron gracias al talento artístico de uno de ellos y al talento mistificador del resto.

Pero como en las historietas al final los malos pierden y Wolfgang B. (60), su esposa Helene B. (52), Otto S. (67) y su esposa, Jeanette S. (54, hermana de Helene) fueron descubiertos y hoy jueves se sentaron en el banquillo del Tribunal Regional de Colonia para escuchar los cargos que se les imputan. Tras una hora, se retiraron sin hacer declaraciones. Pero tendrán tiempo para ello: el juicio se extenderá hasta marzo de 2012 y se espera que comparezcan 168 testigos, entre ellos el actor estadounidense Steve Martin ("La pantera rosa", "Más barato por docena", entre otros filmes).

Colecciones Jägers y Knops

Los acusados montaron todo un pasado ficticio para justificar la tenencia de semejante número de obras, de las cuales 11 fueron vendidas por casi 16 millones de euros, aunque los investigadores sospechan que habría a lo menos otras 43 pinturas dando vueltas por museos y colecciones privadas. La historia decía que Werner Jägers, abuelo de las hermanas acusadas, había comprado una enorme colección al galerista Alfred Flechtheim en 1937. Esa misma colección fue cuidadosamente escondida durante la Segunda Guerra Mundial, decían los estafadores.

Jägers era amigo del también coleccionista Johan Wilhelm Knops, abuelo de Otto S., otro de los acusados. Y así fueron tejiendo la trama de esta estafa y crearon la leyenda de la "colección Jägers" y de la "colección Knops", asegurando que tras la muerte de Jägers en 1992 tuvieron acceso a las obras, las que empezaron a ofrecer en casas de subastas a partir de 1995. Por la falsificación de "La Forêt(2)", de Max Ernst, por ejemplo, alcanzaron la escalofriante cifra de 5,5 millones de euros.

Vida y estafados de lujo

Wolfang B., un pintor sin mayor éxito con sus propias obras, era el encargado de realizar las falsificaciones, mientras que sus amigos se preocupaban de las ventas y hacer los contactos con las casas de subastas y potenciales interesados. Uno de ellos fue el actor estadounidense Steve Martin, quien compró por 700 mil euros la obra "Paisaje con caballos", supuestamente pintada por el expresionista alemán Heinrich Campendonk.

Con ese tipo de ganancias, el grupo de timadores adquirió propiedades en el sur de Francia y Friburgo, llegando a tener un "estilo de vida muy lujosa", según la acusación presentada en Colonia. Para mantener ese ritmo de ganancias, se preocupaban de buscar información sobre obras declaradas perdidas o poco conocidas incluso por especialistas, a varios de los cuales también consiguieron engañar.

No hay crimen perfecto

Pero Wolfang B. y los suyos cometieron un error que les costó el imperio que habían construido. Para los marcos de sus pinturas falsas (supuestamente creadas en distintos años del siglo pasado) usaron madera que provenía del mismo árbol y además aplicaron un titanio que no existía en la década de 1930. Y entonces todo se vino abajo y ahora, tras tanto años pintando y esperando construir una enorme cuenta bancaria, a los acusados sólo les resta esperar en la cárcel (salvo Jeanette, que está libre) el veredicto, que se conocerá el 7 de marzo del próximo año.

Autor: Diego Zúñiga

Editora: Claudia Herrera Pahl

DW recomienda