1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Perspectivas divergentes de la V Cumbre EULAC

Muchas y divergentes son las expectativas de unos y otros de la V Cumbre UELAC. Al discurso político más o menos vago, se opone uno muy claro y pragmático: las empresas europeas no quieren dejarse arrebatar el mercado.

default

¿La mirada hacia América Latina?

Casi una decada después de haber acordado una asociación estratégica entre la Unión Europea y América Latina ha llegado, al fin, el tiempo de concretar. Ése es en resumen el objetivo que llevan en la maleta los representantes europeos a la Cumbre de Lima. También Alemania -en vísperas del encuentro y del viaje de la canciller Angela Merkel a Perú, Colombia, Brasil y México- se prepara para reabrir oficialmente una época de relaciones más intensas.

A esta declaración de las mejores intenciones –sobre todo comerciales- le siguen a renglón seguido lo que ven industriales y políticos conservadores alemanes como las dos grandes amenazas actuales para las relaciones euro latinoamericanas: por un lado, el populismo de ciertos países latinoamericanos y la consiguiente inestabilidad política, un veneno para los inversionistas; por otro, la creciente presencia comercial de China en el continente americano.

¿Redescubrir América Latina?

“En los últimos años nos hemos enfocado mucho hacia los países asiáticos”, aseveró la canciller Merkel en una conferencia, en Berlín, dedicada al futuro de América Latina y sus relaciones con Europa y Alemania”. “Y en ese tiempo, los asiáticos descubrieron América Latina”, dijo y resaltó su esperanza de “no llegar tarde” con esta nueva iniciativa enfocada a abrir nuevos mercados sobre todo para la mediana industria. “Desde Alexander von Humboldt, Alemania ha tenido relaciones con América Latina, ahora se trata de despertarlas”, anunció al respecto Christian Ruck, portavoz de política de cooperación del grupo parlamentario CDU/CSU y coautor de esta “nueva estrategia”.

Entre los puntos a favor de América Latina y el Caribe consta, en el análisis europeo, el haber logrado superar en casi todos los países las prolongadas épocas dictatoriales y haberse decidido por establecerse como estados democráticos. La balanza comercial y las materias primas son los otros factores decisivos. “Región en auge” la denomina la Cámara de Comercio e Industria Alemana que ve con buenos ojos esta pretendida intensificación de relaciones. Bodo Liesenfeld, presidente de la Asociación Latinoamericana, está lleno de optimismo: cuando se haga un nuevo balance para la siguiente cumbre, las relaciones intercontinentales tendrán “un bueno como nota”.

China: amenaza para unos, oportunidad para otros

“En todo lo que sea posible, juntemos nuestros intereses y nuestros esfuerzos”, será el lema alemán de estos encuentros, aseveró la canciller Merkel añadiendo: “Sabemos que América Latina dispone de materias primas que la hacen atractiva para los países asiáticos, pero también sabemos que para el desarrollo del continente es importante que conserven parte de los beneficios. También lo es para el medio ambiente y la biodiversidad”.

Por el contrario, la “amenaza china” la ve Soledad Alvear, senadora chilena y ex ministra de Relaciones Exteriores, mucho más pragmáticamente desde la otra orilla: “China se ha convertido en un socio importante; compra soya, cobre y otros recursos importantes en escalas nunca antes vistas en la región. Cómo convertir esa demanda para financiar grandes inversiones en infraestructura que hemos postergado”.

Y no sólo Pekín, “Corea está interesada en la región como acceso de sus manufacturas al mercado norteamericano. México, Colombia y Chile pueden potenciarse como plazas de servicio en esa dirección. La inclusión de los países asiáticos en la región no está dominada por preguntas sobre la estabilidad regional o la orientación de nuestros gobiernos. Apuestan por los acuerdos, sin preguntar por los mecanismos de regulación de conflictos o la confiabilidad de los mismos. Es un enfoque pragmático pero de insospechadas consecuencias regionales”, afirma Alvear. Los asiáticos están en la región, hacen negocios: y no preguntan. Así de claro lo ve la representante del “niño bueno” de los países latinoamericanos, aquel que junto con México fue el primero en lograr acuerdos bilaterales.

El porqué de las condiciones

Los planes de la Unión Europea para este “fascinante continente” –como coinciden en denominarlos la canciller Merkel y la comisaria Ferrero Waldner- sin embargo, pasan por las tres columnas que, por lo menos sobre el paciente papel, se estipuló en el acuerdo de asociación estratégica:

“Hace diez años la UE, América Latina y el Caribe se comprometieron en la Cumbre de Río –como ministra de Estado estuve presente- a crear una asociación estratégica biregional que creara relaciones estrechas en política, economía y cultura. La asociación incluye hoy a 60 países con más mil millones de habitantes y a los cuales les corresponde un cuarto del producto interno bruto mundial. Profundizar esta relación es una de las tareas más ambiciosas de la política europea y es indispensable, para ambos. En un mundo globalizado necesitamos esos ejes estratégicos para enfrentar los desafíos; en un mundo globalizado no existen 100 años de soledad posibles”, aseveró al comisaria Ferrero-Waldner haciendo alusión a la insistencia de los europeos en negociar con bloques y en poner condiciones a sus acuerdos comerciales.

Siga leyendo: Avanzamos, a pesar de todo

DW recomienda