“Perseguido por los nazis” | Cultura | DW | 19.11.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

“Perseguido por los nazis”

El perito Helmut Hausner le diagnostica paranoia a Cornelius Gurlitt. En entrevista con DW, describe porqué no cree que el coleccionista de arte estuviera en condiciones de redactar su testamento.

DW: Señor Hausner, ¿el 9 de enero Cornelius Gurlitt estaba en condiciones de redactar su testamento?

Helmut Hausner: Cornelius Gurlitt no estaba en condiciones de redactar aquel testamento.

¿Por qué llega a esa conclusión?

Hay varias razones que pueden provocar la incapacidad para testar de una persona, las más conocidas son problemas de la memoria, demencia y una fuerte psicosis. También hay razones que solo anulan ciertas disposiciones. La paranoia es una de ellas, y el señor Gurlitt se encontraba justamente en esa situación.

¿Qué efecto tuvo en la capacidad de testar de Gurlitt el hecho de que haya creído que estaba siendo perseguido por los nazis y que estos le iban a robar su tesoro de arte?

Gurlitt estaba convencido de que estaba siendo perseguido por los nazis, en especial por nazis de Múnich, y que la hija de Himmler todavía vivía en la capital bávara. De ahí que eligiera un museo suizo para albergar su colección. Desconfiaba mucho de la sociedad alemana y de las instituciones estatales. Al principio, ni siquiera quiso que lo defendieran abogados alemanes, solo aceptaba abogados suizos. Solo en el Museo de Arte de Berna pensó que su arte iba a estar a salvo.

¿Por ello usted, como perito, cree que Gurlitt no podía expresar libremente su voluntad?

Debido a sus alucinaciones, el señor Gurlitt tenía una falsa visión del mundo, que limitó su libertad de expresar su voluntad. Solo si percibimos nuestro entorno como la mayoría de las personas estamos en condiciones para decidir libremente dentro de ese contexto.

El señor Gurlitt estaba muy enfermo, tenía miedo a las operaciones y recibía asistencia médica. ¿Por qué a nadie se le ocurrió antes comprobar si había sido capaz de testar?

El señor Gurlitt no tenía problemas para organizar su vida diaria. Sin embargo, no podía decidir en libertad sobre su tesoro de arte debido a su miedo de que estaba siendo perseguido por los nazis.

La prima de Gurlitt Uta Werner y su primo Dietrich Gurlitt le encargaron el peritaje. ¿Por qué?

Desde un principio, la familia Gurlitt solo quería saber la verdad. Estaba dispuesta a aceptar el resultado del peritaje, cualquiera que fuera. No pretende impugnar el testamento. Los familiares solo están tratando de entender por qué Cornelius Gurlitt tomó esa decisión respecto a su colección de arte.

¿Por qué los familiares no quieren que se compruebe la validez del testamento por la vía judicial?

Creo que la familia le tiene miedo a un pleito público. Ahora ya tiene las respuestas que quería, de por qué Cornelius Gurlitt dispuso así en su testamento.

Helmut Hausner es médico en jefe del Centro de Psiquiatría de la Universidad de Regensburg. El jurista Wolfgang Seybold, que representa a la familia Gurlitt, le pidió un peritaje médico sobre la capacidad de testar de Cornelius Gurlitt. Para ello, Hausner se basó en los documentos y las cartas del difunto.

Cornelius Gurlitt falleció el pasado mes de mayo a los 81 años. Durante décadas, escondió en su departamento en la ciudad de Múnich una colección de arte robado por los nazis, que heredó de su padre. La colección fue descubierta en el marco de una investigación por posible evasión fiscal. La policía incautó más de 1.300 obras de arte, entre ellas piezas de maestros como Pablo Picasso, Henri Matisse, Claude Monet y Pierre-Auguste Renoir.