1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa al día

Periodistas españoles llaman a proteger a sus colegas mexicanos

La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) ha instado hoy a acabar con la "barbarie" que afecta al ejercicio periodístico en México, tras conocer el asesinato del reportero Salvador Adame, y a poner fin a la "impunidad" con la que se actúa frente a estos crímenes.

Mediante un comunicado, la organización ha expresado su solidaridad a los familiares y compañeros del fallecido, así como a todos los profesionales de la información que ejercen en el país latinoamericano.

Con Adame, ya son ocho los informadores asesinados en diversos estados del país: Maximino Rodríguez, Cecilio Pineda, Ricardo Monlui, Miroslava Breach, Filiberto Álvarez, Jonathan Álvarez y Javier Valdez, asesinado el pasado mes de mayo a raíz de su trabajo sobre el narcotráfico.

El secuestro de Adame, según la nota, ocurrió dos días después de que el presidente de México, Enrique Peña Nieto, se comprometiera a fortalecer los mecanismos para garantizar la seguridad de los periodistas y a combatir la impunidad, una promesa que la FAPE desea que se lleve a cabo finalmente.

Según informa el colectivo de periodistas, la Federación Internacional de Periodistas (FIP) y la Federación de Periodistas de América Latina y el Caribe (FEPALC) -con quien mantiene un convenio de colaboración- llevan condenando la muerte de diversos periodistas a lo largo del año.

"Los comunicados emitidos por estas organizaciones profesionales, entre otras, sirvieron para que el Gobierno Federal y los de los estados de la República de México mantuvieran un encuentro para hablar sobre la necesidad de apoyar, de manera formal y decidida, a los trabajadores de los medios", afirma la organización española.

Tal y como explica la fiscalía de Michoacán, Adame era el propietario de un canal de televisión local y había sido secuestrado a mediados de mayo cuando estaba investigando la posible relación de una gasolinera con fondos del crimen organizado. efe