1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa al día

Pequeño pueblo alemán se rebela ante rock ultraderechista

Menos de 3.000 almas tiene Themar, una pequeña ciudad en el sur del estado alemán de Turingia que lucha por todos los medios para impedir que se celebre este sábado 15 de julio el que probablemente sea el mayor festival de rock ultraderechista de este año en Alemania, con la asistencia de más de 5.000 neonazis.

Más de nueve contramanifestaciones han sido anunciadas de forma paralela al concierto de doce horas de duración bajo el lema "Rock contra la extranjerización". Además, las autoridades municipales están organizando una fiesta popular para dejar claro su postura hacia los extremistas. También habrá un torneo de fútbol y un rezo por la paz. Se estima que unas 2.000 personas marcharán contra los cabezas rapadas.

"¡No dejaremos la ciudad a merced de los extremistas de derecha!", anticipó, por su parte, una alianza a favor de la democracia y la apertura al mundo. Barbara Morgenroth también quiere participar. La mujer de 68 años dice que este festival ha encendido las alarmas en el pueblo, que se está movilizando y planea colgar banderas e instalar carteles para que los neonazis no se sientan a gusto. "Tiene que desaparecer", demanda.

Themar también ha recibido el respaldo del exterior, según el diario regional Ostthüringer Zeitung. De Australia, Suiza e Israel han llegado mensajes de solidaridad para esta localidad a orillas del río Werra que ha rescatado del olvido a sus habitantes judíos asesinados en campos de concentración y a los que debieron huir durante el nazismo. 

El municipio también intentó frenar por medios legales el evento que contará con la actuación de una docena de bandas de rock neonazis, entre ellas las más conocidas de Alemania. Pero el miércoles las autoridades sufrieron la segunda derrota ante los tribunales, cuando la Justicia falló que el concierto podía tener lugar al ser considerado una manifestación política.

Sin embargo, Themar no quería darse por vencida. Una empresa agraria presentó un recurso de urgencia alegando tener un contrato de arriendo para el campo en el que está previsto el festival, pero la Justicia denegó el recurso y ya no hay impedimentos legales para el evento.

"El hecho de que tenga lugar aquí un concierto como este es un daño para nuestro estado federado, abierto al mundo", declaró el ministro del Interior de Turingia, Holger Poppenhäger.

Turingia, uno de los estados de la extinta Alemania comunista, alberga cada año la mayor cantidad de conciertos de música ultraderechista. Según datos del ministerio del Interior de Turingia, en este "Land" tuvo lugar una quinta parte de los 68 conciertos de rock de ultraderecha celebrados en 2016.  (dpa)