Parto anónimo: ¿mejor que el buzón para bebés? | Alemania | DW | 12.03.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Parto anónimo: ¿mejor que el buzón para bebés?

Nueva ley alemana permitiría a las madres no recurrir al buzón para bebés, sino dar a luz de forma anónima en un hospital. Así se protegería a la madre y al niño, y al derecho de éste a conocer su identidad.

Para muchas mujeres, el hecho de que un bebé crezca en su panza no es motivo de alegría. Son madres por lo general jóvenes, incluso adolescentes, o mujeres solteras que fueron abandonadas por sus parejas y no tienen recursos para hacerse cargo de un niño.

Tales situaciones de emergencia se presentan también en sociedades como la alemana, donde la pobreza o la indigencia no son tan comunes como en otros lugares del mundo. Muy importante es el asesoramiento brindado por las oficinas para la mujer y la familia. Monika Kleine es directora de una de ellas, el Servicio Social Católico (SkF), de Colonia. Según ella, muy a menudo los recién nacidos ven la luz “en un sótano, en un baño o en un galpón, en un entorno peligroso y sin asistencia médica”, dice. En Alemania hay aproximadamente 100 buzones para bebés, y desde el año 2000 cerca de 100 bebés fueron depositados allí en forma totalmente anónima.

La “Ventana Moisés”

En Colonia hay un buzón para bebés abandonados en uno de los focos de tensiones

Ventana Moisés para bebés abandonados en Colonia.

Ventana Moisés para bebés abandonados en Colonia.

sociales de la ciudad. Allí, el Servicio Social Católico brinda ayuda durante las 24 horas en un establecimiento que alberga a mujeres y niños, una de las llamadas Casas para la Mujer. En la Casa Adelheid hay uno de esos buzones, que las trabajadoras sociales llaman “Ventana Moisés”. Allí, las madres tienen la posibilidad de colocar a sus bebés sobre una manta que se mantiene caliente a través de un sistema de calefacción. “Tan pronto como alguien deposita a un bebé allí, recibo una señal de alarma en mi móvil”, explica Katrin Lambrecht, empleada de la Casa Adelheid.

Consejo Ético de Alemania critica el abandono anónimo de bebés

En un lapso de doce años fueron abandonados 19 niños en las Ventanas Moisés. Algunas de las madres llaman luego para saber cómo está el niño, pero la mayoría de ellos nunca sabrá quiénes son sus padres. Un conflicto que marca sus vidas, dice la directora de la SkF. Por eso es tan importante atender las necesidades de los niños abandonados y de las familias que los reciben a cargo. Les hace bien volver a esa ventana, el lugar donde una vez sus madres los depositaron. “Algunos solo quieren ver la ventana, y otros incluso se acuestan allí”, dice Monika Kleine.

Monika Kleine, del Servicio Social Católico.

Monika Kleine, del Servicio Social Católico.

El hecho de no conocer el propio origen puede generar graves problemas psíquicos. El Tribunal Constitucional Alemán dictaminó en 1989 que todos los seres humanos tienen derecho a conocer su procedencia. Hace tres años, el Consejo Ético de Alemania criticó la práctica del abandono anónimo de niños y exigió al Gobierno alemán buscar una solución para mujeres embarazadas en situación de emergencia. Tanto los buzones anónimos para bebés como los partos anónimos, posibles en 130 hospitales de este país, son ofertas provisorias y aceptadas que aún no están reguladas legalmente.

“Los buzones anónimos son lo peor que puede ofrecerse a las madres y a los niños”, dice Monika Bradna, del Instituto para Menores de Múnich. De acuerdo con el resultado de un importante estudio sobre abandono anónimo de recién nacidos, esos lugares no cuentan con normas unificadas, como, por ejemplo, un registro central, para conocer el destino de los niños que fueron entregados en adopción.

Ley de parto anónimo en lugar de buzones para bebés

Ahora, la ministra alemana de Familia, Kristina Schröder, de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), planea remplazar los buzones por el parto anónimo, tema que será tratado por el Gabinete el 13 de marzo. De acuerdo con la planeada ley, las mujeres podrían dar a luz en forma anónima en un hospital, y sus datos personales se guardarían en sobre sellado hasta que su hijo o hija cumpliese los 16 años, edad en la cual tienen derecho a que se les informe sobre la identidad de sus padres si así lo desean.

Monika Bradna, del Instituto de Minoridad de Múnich.

Monika Bradna, del Instituto de Minoridad de Múnich.

Algunos critican que las mujeres deben estar protegidas por un recurso legal que les permita aprobar primero que su nombre sea dado a conocer. Una solución que otorga seguridad jurídica a las madres, pero no a los hijos, alerta Monika Kleine. Además, Kleine teme que la ley también abra las puertas a madres que, aprovechándola, den a luz en un lugar seguro para desaparecer luego.

Un aspecto positivo del proyecto de ley, es, según ella, que el Gobierno alemán planea verificar el uso de los buzones para bebés abandonados. Monika Bradna cree que eso es muy necesario: “Necesitamos urgentemente normas unificadas para todas las variantes de entrega anónima de niños y para la calidad del asesoramiento a las mujeres”. Para ella no es suficiente con argumentar que los buzones y los partos anónimos pueden salvar vidas. “No sabemos en absoluto si verdaderamente se salvan vidas de ese modo”, dice, ya que, hasta el momento ni siquiera se cuenta con una estadística oficial al respecto. No hay datos certeros acerca de si el abandono de niños disminuyó desde la introducción de los buzones, y hasta sería posible, subraya, que ese tipo de ofertas incluso fomenten el abandono de recién nacidos, ya que muchas madres que todavía están pensando si van a quedarse con su bebé o si van a entregarlo en adopción, se deciden a usar los buzones en un acto impulsivo, o porque les resulta menos complicado.

Autora: Monika Dittrich/ Cristina Papaleo

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda