Parlamento afgano: se acaba la paciencia con las tropas extranjeras | El Mundo | DW | 12.03.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Parlamento afgano: se acaba la paciencia con las tropas extranjeras

Tras la masacre cometida por un soldado estadounidense, que dejó 16 civiles muertos, el parlamento afgano aseguró que la paciencia de la nación con las tropas extranjeras se agota. Los talibanes prometieron venganza.

A los afganos se les acaba la paciencia con las tropas extranjeras.

A los afganos se les acaba la paciencia con las tropas extranjeras.

El incidente ocurrió antes del amanecer del domingo, cuando un soldado estadounidense, cuya identidad no se ha citado, abandonó su base y mató a al menos 16 civiles - la mayoría de ellos mujeres y niños - mientras estaban durmiendo en sus casas en el distrito de Panjwai, en el volátil sureste de la provincia de Kandahar.

"Wolse Jirga (la cámara baja del Parlamento) condena este acto brutal e inhumano de los soldados estadounidenses", manifestaron los parlamentarios en un comunicado. "La tolerancia del pueblo afgano a la imprudencia de las tropas extranjeras se ha agotado", agregó. El documento indicó que los legisladores tienen el deber de proteger la vida, la propiedad y el honor de los ciudadanos del país.Un funcionario mencionó que más de la mitad de los 249 legisladores se retiraron de los trabajos del Parlamento en protesta contra los asesinatos.

"Intencional" e "imperdonable"

El incidente tensa aún más las relaciones con EE.UU.

El incidente tensa aún más las relaciones con EE.UU.

El Parlamento también pidió que el gobierno de Estados Unidos "castigue a los responsables de este incidente tan pronto como sea posible en una corte pública de Afganistán, con la participación del pueblo afgano". "Entonces será una lección para todos aquellos que derramen la sangre de los afganos sin pretextos", apunta el texto.

El domingo, el presidente Hamid Karzai calificó de "intencional" e "imperdonable" el asesinato y pidió a EEUU aclarar lo ocurrido lo antes posible. Un portavoz del ministerio del Interior señaló que se están investigando las circunstancias que rodean al homicidio.

Talibanes amenazan

Los insurgentes talibanes, en un comunicado divulgado en su página web, prometieron por su parte "vengarse de los invasores y los asesinos salvajes por cada uno de los mártires" y castigarlos por sus actos de barbarie". Se calificó a los soldados estadounidenses como "enfermos mentales" y "salvajes" que han cometido "derramamiento de sangre y crímenes inhumanos".

Los talibanes también instaron a los grupos internacionales de derechos humanos a "ayudar a los afganos a prevenir ese tipo de crímenes injustificables por parte de los invasores norteamericanos" y "llevarlos a juicio". El mes pasado, los talibanes se atribuyeron la responsabilidad de algunos ataques, incluyendo la muerte de seis soldados estadounidenses, como represalia por la quema del Corán en una base militar de EEUU.

Un anciano de una tribu del distrito de Panjwai señaló que los talibanes estaban incitando a los habitantes de la zona a atacar edificios de las fuerzas internacionales y del gobierno afgano en la zona. "Nosotros estamos constantemente en contacto con los ciudadanos y les advertimos de que los insurgentes armados se infiltrarán entre ellos si deciden protestar, escenario en el cual la situación se irá de las manos", dijo Haji Agha Lalai Dastagiri. "Todos nosotros. los ancianos de la tribu. les pedimos que permanezcan tranquilos y les dijimos que sus mayores están dialogando con el gobierno afgano y los extranjeros ahora", agregó.

¿Cómo pudo el perpetrador salir de su base?

Mientras tanto, un portavoz de la OTAN reiteró las disculpas del comandante de las fuerzas internacionas y aseguró que el sospechoso sería juzgado por los asesinatos. El brigadier general Carsten Jacobson apuntó que las fuerzas militares internacionales se asegurarían de que haya consecuencias legales por las muertes del domingo, pero agregó que los procesos tomarían tiempo.

El incidente no debe influir en el calendario fijado por Washington para la retirada de las tropas de Afganistán, dijo el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney: "No creo que este incidente vaya a cambiar el calendario de una estrategia que fue diseñada y está siendo implementada de manera que permita la retirada de las fuerzas estadounidenses, la transferencia de la seguridad a los afganos", declaró Carney.

El soldado de Estados Unidos que perpetró el ataque del domingo está bajo custodia de las fuerzas de su país, de acuerdo con los funcionarios. Según "The New York Times", el responsable es un sargento que forma parte de una "operación de estabilización de pueblo" encabezada por los militares norteamericanos, para desarrollar lazos estrechos con los ancianos, organizar las unidades de la policía local y derrocar a los líderes talibanes.

Los talibanes amenazan con venganza y al pueblo afgano se le acaba la paciencia con las tropas extranjeras.

Los talibanes amenazan con venganza y al pueblo afgano se le acaba la paciencia con las tropas extranjeras.

El diario de Estados Unidos también mencionó que el militar tiene 38 años, está casado, tiene dos hijos y sirvió en Irak en tres ocasiones antes de prestar servicios en Afganistán por primera vez en diciembre. Según Jacobson, la OTAN está investigando cómo el responsable de la matanza fue capaz de abandonar la base militar en solitario y en medio de la noche.

"La manera en la que un soldado puede abandonar una base militar en el medio de la noche en Panjwai es una cuestión que tiene que ser investigada, así como la manera en la que un homicida puede abandonar el ministerio del Interior después de un tiroteo", mencionó Jacobson, refiriéndose al tiroteo del mes pasado en el que dos asesores militares estadounidenses murieron en el edificio gubernamental afgano.

"Tomo esos dos ejemplos para demostrar que esos son detalles importantes para investigaciones que están en curso", señaló. El tiroteo se registró en un momento donde las tensiones se encuentran en alto nivel, después de que soldados norteamericanos quemaran copias del Corán y otros libros religiosos en una base del Ejército el mes pasado, provocando protestas violentas que se saldaron con la muerte de más de tres docenas de afganos y de seis soldados estadounidenses.

Fuente: dpa

Editor: Rosa Munoz Lima

DW recomienda