1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa al día

Papa Francisco: Carlos de Austria fue un “incomprendido”

El papa Francisco recibió a miembros de la Casa Habsburgo y recordó a Carlos I, beato y último emperador de Austria de quien dijo que "se desvivió por la paz" en plena Primera Guerra Mundial "a costa de ser incomprendido". "Carlos de Austria fue sobre todo un buen padre de familia y, como tal, un servidor de la vida y de la paz", señaló el pontífice, quien recordó que el monarca centroeuropeo combatió en el conflicto. Francisco apuntó que, tras subir al trono hace cien años, en 1916, "se desvivió con todas sus fuerzas por la paz, a costa de ser incomprendido y ridiculizado". El papa subrayó que la Casa Habsburgo "no esté en la actualidad dirigida al pasado de manera nostálgica" sino que es "activamente presente en la historia de hoy, con sus retos y sus necesidades". Destacó que algunos de sus miembros desempeñan una labor en organizaciones solidarias y apoyan "el proyecto de Europa como una casa común fundada sobre valores humanos y cristianos". Francisco además habló de la familia como "un valor a redescubrir en nuestro tiempo" y destacó que el matrimonio, "la vocación conyugal", es "una verdadera vocación". Carlos de Austria (1887-1922) subió al trono en 1916, en pleno conflicto europeo (1914-1918) y después de convertirse en heredero tras el asesinado del archiduque Francisco Fernando en 1914 con un atentado en Sarajevo que detonó la Gran Guerra. Al terminar la contienda y con la proclamación de la República en Austria fue enviado al exilio en la isla portuguesa de Madeira, donde murió el 1 de abril de 1922, a los 35 años de edad. Fue beatificado en 2004 por Juan Pablo II, quien consideró que "a sus ojos la guerra era algo espantoso" y porque "en medio de la borrasca de la Primera Guerra Mundial llegó al Gobierno e intentó continuar con las iniciativas de paz" del papa Benedicto XV. Su beatificación causó división en Austria entre sus defensores, que aducen los esfuerzos por la paz del último emperador, y sus detractores, que recuerdan su participación en la contienda y critican sus aspiraciones e intentos de restauración. (EFE)