1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Opinión

Opinión: Jugar tras el ataque, una decisión equivocada

No, la función no tiene por qué continuar. Que el miércoles, un día después del atentado contra el Borussia Dortmund, se juegue el partido suspendido el martes, es una decisión equivocada, opina Marko Langer.

La decisión de jugar el miércoles el partido suspendido el martes por el atentado contra el autobús que llevaba al Borussia Dortmund al estadio para el partido contra el Mónaco por la Liga de Campeones es problemática. Más aún: es equivocada, aunque no haya sido tomada solo por los responsables del club, sino en coordinación con la UEFA y el Mónaco.

"Acabo de hacer un llamado al equipo para que muestre a la sociedad que no nos dejamos amilanar por el terrorismo”, dijo Hans-Joachim Watzke, directivo del Borussia Dortmund, el miércoles vía Twitter. Seguramente, los jugadores también piensan: "Solo queremos jugar fútbol”, "es nuestra profesión”, "los fans esperan todo de nosotros” y "la próxima semana se disputa ya el partido de vuelta”.

 

Más información:

Trasfondo: Un detenido tras el ataque al bus del Borussia Dortmund

Trasfondo: Tres explosiones cerca del autobús del Borussia Dortmund

 

Nosotros pensamos que debería protegerse a los jugadores del Borussia Dortmund de su profesionalismo. Y a Watzke de sí mismo.

Nada "nos resbala"

¿Quién nos dice que, bajo el signo del terrorismo y la violencia, la función deba seguir como si no hubiera pasado nada? Los terapeutas que analizan los miedos y temores explican que asumir los traumas puede llevar años. Y que es fatal no asumirlos. Pero nosotros, en nuestra sociedad de alto rendimiento, creemos que todo "nos resbala”: a los jugadores, los fans y los espectadores de televisión, que permanentemente se ven bombardeados con noticias de terror, guerra y violencia en las calles. No lo creo.

Langer Marko Kommentarbild App

Marko Langer

Yo creo que el miércoles por la noche, muchos fans irán al estadio con sentimientos encontrados. Creo también que los jóvenes jugadores (Marc Bartra, el herido, de 26 años, es uno de los de mayor edad) se ven superados a menudo por la exigencia de rendir permanentemente al máximo.

"Para mí, el deporte, el partido y los goles en contra son absolutamente secundarios”, dijo Joachim Löw, entrenador de la selección alemana, luego de que explotaran bombas en las proximidades del estadio de París donde Alemania y Francia disputaban un amistoso en noviembre de 2015.

Tiempo para la reflexión

¿Y ahora? El show debe continuar. La Bundesliga, la copa, el partido de vuelta en Mónaco la semana próxima, el fixture, las citas y un largo etcétera.

Sea quien sea quien haya puesto las bombas quería matar a los jugadores del Borussia Dortmund. A ellos y sus familiares les queda brutalmente claro. Afortunadamente no pasó mucho. Para que no me entiendan mal: esto no es una acusación contra el negocio del fútbol. Todos los fans (entre los que me incluyo) aman el fútbol y está bien que con él se gane dinero, incluso mucho dinero. Pero, justamente porque al fútbol profesional le va tan bien, podría haberse llegado en este caso a otra solución. Reflexionar. Una vez. Por los jugadores, por todos nosotros.

Autor: Marko Langer

DW recomienda