1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Opinión: hay que tolerar a Wikileaks

El arresto de Julian Assange es una prioridad para EE.UU., según el fiscal general Jeff Sessions. Esto representaría un ataque a la libertad de prensa, opina Matthias von Hein.

Wikileaks es un organismo incomodo para las organizaciones de alto poder que prefieren llevar a cabo sus actividades lejos del ojo público, como lo son el Ejercito, la diplomacia, y los políticos estadounidenses, entre otros.

Sin embargo, la democracia vive gracias a estas incomodidades, ya que le otorga al ciudadano el poder de obtener la mayor cantidad posible de información. Las democracias y sus gobiernos legítimos deben tolerar el ojo critico a sus actividades, así no les guste el resultado.

Un precedente peligroso

La diseminación del video "Collateral Murder”, donde se documenta el bombardeo aéreo de un helicóptero del Ejército de EE.UU a once civiles en Bagdad, la publicación de más de dos mil cables diplomáticos, o la revelación del espionaje telefónico hacia Angela Merkel, son ejemplos del valor de estas incomodidades.

Si el gobierno estadounidense logra una condena penal contra Wikileaks, esto representaría un precedente peligroso que podría abrir la puerta al enjuiciamiento de cualquier otro medio de comunicación.

No sorprende que Jeff Sessions, el fiscal general estadounidense, haya denominado el arresto de Assange como una "prioridad” para la administración de Trump. Asimismo, el director de la CIA, Mike Pompeo, decretó el supuesto peligro que representan los informantes y calificó a Wikileaks como una "organización no gubernamental de espionaje”. Pompeo agregó que no considera que a Wikileaks se le pueda otorgar una protección bajo la libertad de expresión.

Estos comentarios no nos pueden sorprender, ya que la CIA se encarga de recolectar información sobre los enemigos de EE.UU. a nivel mundial. Por supuesto, la organización no provee información alguna sobre sus operaciones, como por ejemplo, derrocamiento de gobiernos. Debería preocuparnos que el director de la CIA pretenda definir los límites de la libertad de expresión.

El hackeo de la CIA

¿Será que Mike Pompeo se imagina una futura restricción de la distribución de noticias por parte de los medios de comunicación? ¿Es la investigación y publicación de información incómoda un sinónimo de "actividad de espionaje hostil”?

¿Y que pasa con las agencias que han publicado el material de Wikileaks, como el diario New York Times, The Guardian, y Der Spiegel?

von Hein Matthias Kommentarbild App

Matthias von Hein

Wikileaks se ha convertido en enemigo de la CIA, en particular por su reciente publicación del denominado "Vault 7”. En este acto no sólo fue revelado que la CIA tiene su propio escuadrón de hackeo, sino también que la agencia se aprovecha de la vulnerabilidad de teléfonos móviles, televisores y otros artefactos para infiltrarlos.

Lo más vergonzoso es que actualmente la agencia de espionaje no es capaz de protegerse a si misma de una infiltración. Aún antes de que Wikileaks se apoderara de la información, la red de hackers manejaba las técnicas descubiertas por Wikileaks, poniendo en grave peligro a los usuarios de aparatos electrónicos.

Por eso, la revelación de que Wikileaks es noticia relevante, debería ser el criterio con el que se juzga a la organización: ¿es su información correcta y relevante? Desde este punto de vista, el contenido de Wikileaks es de primera categoría.

Matthias von Hein (JCG/MN)